Gestión cultural pública: reconocer el ecosistema cultural para pensar políticas culturales transformadoras.

Hace unas semanas estuvimos participando del Programa de Formación en Gestión Cultural Pública que está llevando adelante, por segundo año, la Dirección Nacional de Formación Cultural.
Esta vez, fuimos docentes del segundo módulo para la región Patagonia norte. El año pasado habíamos dado el módulo de planificación cultural y el de innovación en la comunicación. Este año el módulo fue otro: “diagnósticos y mapeos culturales y sistemas de información cultural”.
Es un tema apasionante y una oportunidad que se nos presenta para aportar otros enfoques y herramientas a quienes deciden sobre las políticas culturales a nivel de gobiernos locales, provinciales o desde Universidades nacionales. Va aquí algo así como una reflexión sobre estos temas…

Diagnóstico: observar para actuar, para conocer qué caminos se pueden tomar, siempre en base a las necesidades y potencialidades locales específicas.
Pero… antes de entrar de lleno en herramientas y metodologías de diagnóstico (entre las que podrían destacar los mapas culturales y la generación de espacios horizontales de participación), creemos siempre interesante en las capacitaciones que damos introducir el importante cambio que está sufiriendo la cultura en estos últimos años. Porque será de entender bien este cambio de paradigma en cultura que podremos posicionarnos para observar ciertos patrones, prácticas y formatos de creación, distribución o participación cultural que hasta hace pocos años eran impensables.

Cambios en lo cultural que van ampliando la definición de cultura, que, además de las bellas artes o las disciplinas clásicas, comienza a englobar otras manifestaciones culturales y artísticas populares, no formalizadas, y muchas veces basadas en el patrimonio inmaterial. ¿Qué pasa en el territorio? ¿Llegan las políticas culturales a leer esas prácticas culturales que suceden de forma cotidiana, masiva y distribuída? Recién en los últimos años, con políticas públicas como los Pontos de Cultura de Brasil o el reconocimiento de los ejemplos de Cultura Viva Comunitaria, se ha comenzado a entender y valorar que en el territorio ya están pasando cosas: se trata de fortalecerlas para así aumentar la diversidad cultural existente en el territorio. Y es un hecho claro de cómo la cultura puede ser un factor de desarrollo humano, consolidando el tejido social y permitiendo la promoción comunitaria.

Otro ejemplo: el aumento en la diversidad de las posibilidades de distribución de lo cultural: ¿todavía dependemos de intermediarios para la distribución o la exhibición? La respuesta no llega a ser un “no” rotundo, pero en los últimos años se han multiplicado las vías para que el público pueda consumir, apropiarse o participar en los hechos culturales que le proponemos. La UNESCO ejemplifica el ciclo cultural como un proceso donde se interconectan las diferentes etapas de creación, producción y difusión de la cultura, que “pueden o no estar institucionalizados y pueden o no estar regulados por el Estado“.

Otro tema que también modifica el contexto donde se inserta la cultura: las “industrias culturales”. ¿Sirve este concepto para explicar la relación actual que existe entre economía y cultura? La teoría de la larga cola permite acceder y llegar a minorías especializadas que buscan (y encuentran) productos y bienes culturales específicos y que excede a las reglas clásicas de distribución de la cultura masiva o institucionalizada. El concepto de “economía creativa” surge, entre otras cosas, para explicar este pasaje y engloba diferentes sectores, desde los clásicos como las bellas artes o las industrias culturales para ir ampliando el zoom hasta encontrarnos con el patrimonio intangible y la cultura popular (fiestas locales, artesanías…), las manifestaciones culturales que toman como eje el espacio público (intervenciones urbanas) o las llamadas industrias creativas (moda, diseño, videojuegos, arquitectura…).

Y en el fondo de la cuestión: lo digital (que permea y potencia este cambio de paradigma y permite, cada vez más, la superación de la división entre creador activo y espectador/consumidor pasivo) y la cada vez mayor transversalidad e interrelación del campo artístico/cultural con otros ámbitos de conocimiento (como las ciencias naturales o la tecnología).

Si éste es el contexto… ¿se está trabajando desde las organizaciones públicas para dialogar con todo lo que pasa allí? ¿Están adecuadas las organizaciones culturales para surfear en esta ampliación en la definición de cultura? En la inmensa mayoría de casos, nuestros organismos de cultura generan acciones que se asocian a una visión folclorizante o de grandes eventos o espectáculos, dejando de lado mucha de la vitalidad y diversidad cultural existente en un territorio. Y, creemos, se está dejando pasar una oportunidad para hacer notar la creciente centralidad que las políticas culturales pueden tener entre el conjunto de las políticas públicas de un Estado, ya sea local o regional. Una creciente centralidad tanto por la ampliación en la definición de lo cultural como por la fuerza que tiene hoy el enfoque de desarrollo sostenible, aquél que supera el crecimiento económico y que le suma la inclusión social, lo ambiental y, también, lo cultural (el como cuarto pilar de desarrollo). La Agenda 21 de la Cultura, varios documentos de la UNESCO o los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU son documentos internacionales que van por ese camino. Necesariamente, el desarrollo a escala humana tiene que dialogar con los derechos culturales y con la diversidad cultural, para reconocer en la cultura un espacio de construcción de ciudadanía y para garantizar la libertad cultural, esto es, el poder elegir la identidad propia sin verse excluído por otras alternativas.

Si miramos atrás vemos la potencia que pueden llegar a tener las políticas culturales en una gestión política local o provincial. El contexto de creación cultural ha cambiado y el concepto de desarrollo engloba ahora visiones que ponen a lo cultural en el centro. Se trata de comenzar a pensar acciones, proyectos y programas que efectivamente entiendan a la cultura como factor de desarrollo (económico, sí, pero también social o urbano) y que permitan un mayor acceso a la cultura (siendo conscientes de las variadas barreras), una mayor participación ciudadana (tanto desde el uso y asistencia del público pero, fundamentalmente, desde la implicación de los agentes culturales en la definición de las políticas) y trabajando desde la memoria y la identidad (como base de una construcción contemporánea e innovadora).

Imágenes por Alan Molins, FB, 2017, https://www.facebook.com/alanmolins/posts/10213441543897911

Y aquí vemos la importancia que reviste, ahora sí, una esfera que hasta hace pocas décadas había sido menospreciada por las políticas culturales. “La diversidad cultural es tan necesaria para el género humano como la diversidad biológica para los organismos vivos“, decía la UNESCO en 2001. Si la diversidad es parte constitutiva de la cultura, entonces, desde los organismos públicos, se debe hacer lo posible para preservarla, potenciarla y hacerla sostenible. Pero cuando hablamos de diversidad no tenemos que pensar sólo en lo identitario/étnico, sino también pensar en los tamaños de los agentes (por ejemplo, ¿la escena local está monopolizada por pocos agentes culturales grandes?), por los diferentes sectores o contenidos que fluyen en ese sistema (lo clásicos serían el patrimonio, las bibliotecas, la formación artística…, pero ¿existen otros sectores que no se están teniendo en cuenta?) o la posibilidad de participación de diferentes agentes culturales en la definición de las políticas locales. En este punto podría entrar el concepto de “ecosistema cultural” para explicar esta coexistencia entre agentes, con vinculaciones horizontales (entre diferentes disciplinas) o verticales (propias de una misma cadena de valor), con conexiones locales pero también globales (facilitadas por internet), alrededor de diversas temáticas que muchas veces escapan lo estético o artístico y dialogan con otros ámbitos (género, medioambiente, espacio público..), con diversidad de identidades… Un concepto éste de “ecosistema cultural” que permite ver la totalidad del sistema cultural y la necesaria función e interrelación entre los nodos, sea cual sea su tamaño.

¿Y cuál es el rol de la Administración pública (gobierno local, provincial, Universidades…) en un ecosistema cultural? Si somos conscientes del cambio de paradigma cultural, del rol creciente que puede tener la cultura como factor de desarrollo y de la importancia de la diversidad cultural desde un enfoque de derechos, entonces, un organismo público debe entenderse como un elemento más en su ecosistema cultural. Debería fortalecer a los agentes culturales del territorio, públicos y privados; ofrecer garantías de expresión y difusión a todas las voces (poniendo en práctica el concepto de sostenibilidad cultural); provocar interacciones creativas, horizontales o con otros ámbitos de conocimiento; conectar ese ecosistema con la dimensión global; proteger aquellas expresiones más desfavorecidas, entre otras acciones que podría tomar… La Administración pública entendida como facilitadora, como catalizadora para que sucedan cosas en el territorio, para favorecer diferentes manifestaciones culturales, para hacer de puente entre diferentes disciplinas o sectores culturales, para hacer que sea a través de la cultura que se posicionen en la esfera pública determinadas temáticas de actualidad social (contaminación, violencia de género, etc.). Y haciendo énfasis, desde lo público, en aquéllos proyectos que repercutan más allá de lo económico y que lo hagan, principalmente, en el bienestar colectivo, permitiendo su remezcla y sus derivaciones por parte de la misma comunidad, generando espacios de participación impredecibles (algo difícil de entender ;) para un gobierno local o provincial), verdaderas grietas (krax!) donde se concentran energías y se permita el encuentro con “el otro”. De allí saldrán aportes verdaderamente innovadores que nos permitirán pensar otras políticas culturales que no sean universalistas y homogéneas, unos debates políticos donde entre, también, la cultura compartida y con impacto en la sociedad. Si lo que se quiere es fomentar la diversidad cultural, cuidarla y fortalecerla, tenemos que generar acciones que apunten hacia ello, y para eso hará falta abrir las ventanas de los gobiernos para que entre aire fresco…

Imágenes por Alan Molins, FB, 2017, https://www.facebook.com/alanmolins/posts/10213441543897911

Todo esto fue la base desde donde se dió el módulo 2 del Programa de Formación en Gestión Cultural Pública para unos 25 gestores culturales públicos de la norpatagonia. A partir de ahí entramos en los temas de diagnósticos y mapeos culturales y en lo que significa armar un sistema de información cultural. Pero dependiendo de los anteojos que tengamos puestos, veremos una o utra cosa, como las gafas de They Live. Entonces, si tenemos en cuenta a la cultura como factor de desarrollo y nos paramos desde un enfoque basado en la diversidad y en entender a la Administración como parte del ecosistema cultural, cambiará la forma como hacemos diagnósticos, qué tipo de mapas desarrollaremos o qué mediremos cuando pensemos en “lo cultural”. Queremos aportar en una apropiación de la palabra cultura desde lo común y desde un impacto integral, porque desde ese posicionamiento surgirán diversas políticas públicas culturales, otras formas de disponer y redistribuir los fondos públicos y de pensar cómo accederá y participará la sociedad en lo cultural. Tratamos de aportar en el pasaje de una noción de políticas culturales basadas en el enfoque clásico (“Ninguna cultura ha sido creada por el pueblo, toda cultura ha sido creada para él“, dijeron desde el Ministerio de Cultura francés en la década de los 60s, y se mantiene en cierta forma hasta hoy) a un enfoque más contemporáneo y consciente de esa diversidad presente en la sociedad (como decían desde la comisión de Cultura del 15M: “La política cultural no es la cultura. Las instituciones públicas no hacen la cultura“). Por supuesto que estamos mucho más cómodos con este último enfoque… :)

Tres Colaboratorios en Patagonia, NOA y Provincia de Buenos Aires :: Informes.

A finales del año pasado tuvimos el agrado de dinamizar tres Colaboratorios en el marco de los Foros Argentina Creativa del Ministerio de Cultura de Nación. Fueron tres jornadas en tres regiones diferentes: el de Patagonia en Neuquén, el del NOA en Salta y el de la provincia de Buenos Aires en Mar de Plata. Un gran desafío y sobre todo un gran aprendizaje y reconocimiento de las diversas formas de trabajo y vinculación entre agentes del sector cultural y la confirmación de la cada vez más necesaria reflexión conjunta y articulación y producción colectiva.

Los Colaboratorios en las diferentes regiones actuaron como una oportunidad para que muchas de las iniciativas invitadas generaran un diálogo desde los distintos sectores creativos (videojuegos, audiovisual, editorial, escénicas, música, diseño y artes visuales) y los diagnósticos generados conjuntamente funcionaron como disparadores para comenzar a trazar líneas de trabajo a nivel regional con una mirada hacia la comercialización y vinculación nacional e internacional. Más info sobre la metodología propuesta aquí.

Los Informes están disponibles en licencia CC para que cualquiera lo pueda descargar y utilizar. La idea es que puedan servir como base para proyectos culturales colectivos o como insumos para el planteamiento e implementación de politicas públicas por parte de autoridades culturales.

Cada informe contiene información específica sobre la realidad cultural de cada una de las regiones. Más allá de eso, se pueden marcar algunos puntos en común en los diversos Colaboratorios:

–> En los tres casos se habló de la necesidad de aumentar la difusión, circulación y comercialización de las producciones culturales, dándole mayor visibilidad a los procesos creativos regionales y vincularlos con nuevos públicos a nivel regional y nacional, posibilitando una mayor apertura a las dinámicas del mercado nacional y global de la economía creativa.

–> En los tres Colaboratorios los diversos emprendimientos manifestaron su interés por formalizar plataformas y redes de intercambio que posibiliten una mayor interacción entre los emprendedores de cada una de las regiones.

–> También quedó explícito en los tres encuentros la necesidad de seguir generando espacios y momentos que potencien el cruce entre sectores y el fortalecimiento del asociativismo, dando lugar a la producción entre sectores con un abordaje inter y transdisciplinar.

–> Ante la baja interlocución con las autoridades municipales o provinciales, surgió de manera constante la necesidad de generar una mejor articulación entre emprendedores y autoridades culturales (nacionales, provinciales y municipales). Para esto, se hablo de la necesidad de potenciar instancias de participación más horizontales, locales y democráticas. Los emprendedores reconocen que sus prácticas y experiencias pueden ser insumos directos para el diagnóstico y fundamentación para la planificación de políticas públicas.

 
Más allá de los diagnósticos, nos queda la satisfacción de haber conocido y aprendido de más de 80 emprendimientos en diferentes puntos del país que están generando nuevas herramientas, nuevas prácticas y nuevas formas de entender y vivir el trabajo en cultura desde miradas horizontales, colectivas y colaborativas.

 

Descarga el Informe de la región patagónica aquí.
 
 

Descargá el Informe del NOA aquí.
 
 

Descargá el Informe de la provincia de Buenos Aires aquí.

Puertas Abiertas: Informe de la primera etapa, diciembre 2016.

Desde hace 4 meses venimos trabajando en el acompañamiento de varios proyectos culturales y artísticos de la comunidad educativa del IUPA desde Puertas Abiertas.

Ha sido una experiencia de aprendizaje conjunto, con itinerarios personalizados y específicos para cada uno de los proyectos.

Les compartimos el Informe que generamos luego de estos meses, con una valoración de lo que hizo bien, de lo que no estuvo tan bien y algunas líneas de trabajo para continuar con el fortalecimiento de los proyectos para el 2017.

La descarga está disponible aquí.
 

Comments welcome!
 

¡Capacitaciones en marcha!

Estamos empezando una nueva etapa de capacitaciones en diferentes lugares y con diferentes actores. Por un lado, estamos dinamizando la red de las Casas del Bicentenario que construyó durante los últimos años el Ministerio de Cultura de Nación en varias localidades de la región patagónica. El objetivo ahí es generar capacidades y brindar herramientas para reforzar una red de intercambio de referentes culturales y una mayor circulación de actividades y artistas entre las diferentes casas, además de poder pensar en proyectos en conjuntos a nivel regional.

La capacitación consta de varios módulos que van desde pensar la cultura como herramienta de transformación social, reforzando el enfoque de culturas vivas, pasando por detectar y reforzar el ecosistema cultural regional desde las Casas, aportando al diálogo entre las culturas institucionales y las culturas autónomas o independientes. Otros temas enfocan sobre la enorme cantidad de recursos con los que cuentan las Casas (tangibles e intangibles) y cómo optimizarlos a través de pensar en sistemas de articulación colaborativa. Otro módulo es sobre comunicación, tanto externa y de vinculación con la ciudadanía como la comunicación organizacional interna y la sistematización del conocimiento institucional.

 

Luego, participamos como docentes del programa de Gestión Cultural Pública, aportando nuestras experiencias en planificación de proyectos culturales y participación y en vinculación institucional y comunitaria. Otro módulo en el que fuimos referentes fue en nuevas prácticas de comunicación en cultura, con el desafío que tienen las instituciones culturales (públicas) en una comunicación que convoque audiencias y asegure su participación. Un tema interesante es el desarrollo de un plan de formación de audiencias y la generación de experiencias satisfactorias entre el público y los espacios institucionales.

El objetivo de este programa del Ministerio de Cultura de Nación es reforzar las prácticas de diseño y gestión de proyectos culturales como ejes para el desarrollo de las políticas culturales locales. Trabajar en las etapas de creación y diseño y comenzar a destacar la importancia de la evaluación de los proyectos culturales.

 

Por último, y de manera puntual, brindamos una charla-taller en el marco de las actividades del programa Escena Pública del Ministerio de Cultura sobre los usos contemporáneos de la cartografía en el arte y la cultura. Intentamos hacer una introducción, ante artistas emergentes de toda la Patagonia, de la potencia de la aproximación cartográfica para generar un diálogo experimental y transdisciplinar entre las prácticas artísticas contemporáneas y las metodologías de aproximación territorial propias de la cartografía. Creemos -y eso defendimos en la charla- que tal cruce de disciplinas origina un nuevo marco para la producción de conocimiento que resignifique cómo se entiende un territorio.

 

Colaboratorio: un espacio de trabajo colaborativo para emprendedores culturales de varias regiones.

En las próximas semanas pondremos en práctica una metodología de diagnóstico colectivo cultural a través de los Colaboratorios. Éstso formarán parte de los Foros Argentina Creativa que organiza el Ministerio de Cultura de Nación en diversas regiones del país. Así que haremos tres paradas del Colaboratorio en los próximos meses: en el Foro Argentina Creativa en Neuquén el próximo 5 de noviembre, con emprendedores culturales de la región patagónica, en el Foro Argentina Creativa de Salta, con emprendedores del NOA y en el Foro Argentina Creativa de Mar del Plata, con emprendedores de la provincia de Buenos Aires. Serán tres oportunidades para poner en práctica las dinámicas de diagnóstico y prospección participativa que proponemos desde enjambre.

El objetivo del Colaboratorio es comenzar a indagar en nuevas prácticas culturales en las que primen los vínculos horizontales, se complementen recursos y se nutra una comunidad; prácticas basadas en la colaboración interna de las redes. Se trata de comenzar a pensarnos colectivamente, reconocer nuestros puntos fuertes, los cruces posibles, las complementariedades y los recursos comunes con los que contamos.

foro + logo

El Colaboratorio consiste de una serie de dinámicas individuales y grupales centradas en las iniciativas creativas de la región que buscan trabajar sobre cuestiones propias del hacer cultural, desdibujando las fronteras entre disciplinas y sectores y buscando nuevas relaciones y sinergias. Un colaboratorio donde las aportaciones individuales, desde una lógica de cooperación, construyan unos primeros indicios de una red de la economía creativa regional.

El Colaboratorio se compone de varias actividades que van desde la identificación de problemáticas a nivel individual para luego detectar los mayores obatáculos a escala regional para, a partir de ahí, comenzar una serie de ejercicios de debate y ponderación desde donde podamos detectar sus causas y los posibles caminos necesarios para revertir algunas de estas problemáticas. Se trata de poner en prácticas los recursos que tenemos presente en los difernetes grupos para poder pensar y delinear posibles proyectos de desarrollo cultural regional.

Iremos compartiendo los diferentes informes que vayan saliendo de cada uno de los Colaboratorios, para que puedan servir como insumos para la generación de políticas públicas locales o provinciales o como disparadores de proyectos de agregación desde los mismos emprendedores culturales.

 
¡Ampliaremos!
 

Puertas Abiertas: de entrada genérica a itinerarios múltiples.

Llevamos ya varias semanas trabajando con los seis proyectos seleccionados en esta primera etapa de Puertas Abiertas y ¡está siendo una experiencia muy gratificante! Si bien las primeras dos sesiones se pensaron similares para cada uno de los proyectos, a partir de ahora vemos que cada uno de los proyectos tiene unas necesidades, demandas, ritmos, aspiraciones y recursos diferentes, así que comienza la etapa de diversificar los caminos para cada uno de los proyectos.

Iniciamos Puertas Abiertas. Vivero de proyectos culturales y artísticos desde el IUPA con el convencimiento que la actividad cultural y el trabajo artístico tienen unas particularidades y necesidades específicas: los emprendimientos culturales y artísticos muchas veces no poseen como motor principal el objetivo de rédito económico, lo que (creemos) obliga a repensar las estrategias de aproximación a estos emprendimientos. El objetivo del acompañamiento a los proyectos seleccionados ha sido detectar los factores diferenciales y con capacidad de impacto en conjunto con los mismo proyectos, de forma que se faciliten capacidades de gestión.

photo_2016-12-11_16-09-18

 

Los proyectos seleccionados y con los que estamos trabajando son los siguientes:

    – La Marciana: una revista de cómics que reúne a diversos estudiantes del IUPA, buscando partir del dibujo (ya sea en técnicas tradicionales o digital) para generar un espacio de experimentación y autoaprendizaje desde los mismos estudiantes.

    – Feria Gráfica: este proyecto, en etapa de ideación, busca generar un espacio que nuclee actividades relacionadas con las artes gráficas y el diseño: grabado y arte impreso, dibujo, diseño gráfico, comics, manga, etc. Se busca un espacio de difusión y convivencia para las diferentes disciplinas y artistas a través de seminarios, charlas, videoconferencias, talleres y diversos formatos de capacitación e intercambio entre los artistas y el público.

    – Marea: plataforma de trabajo enfocada principalmente en la danza contemporánea y compuesta por 10 personas.

    – Libro de Batería: con el objetivo de profundizar en la educación formal de la enseñanza del instrumento, se busca generar un libro de batería contemporánea que pueda servir a músicos de nivel medio y avanzado desde donde se posicione a la batería en el ámbito académico.

    – Tu recorte: busca intervenir el espacio público de la ciudad con placas de acrílico que actúen a modo de soporte artístico para los vecinos de la ciudad. El proyecto busca la inclusión social y
    artística de todas las personas, desmitificando la idealización elitista del artista y generando experiencias artísticas en espacio no habituales de la ciudad.

    – Laboratorio de animación: se trata de un espacio de experimentación artística abierto a la exploración de las múltiples posibilidades y técnicas del lenguaje de animación.

photo_2016-12-11_16-12-29

 

Algunos de los proyectos corresponden a estudiantes del IUPA, otros a docentes.
Algunos de estos proyectos ya están en marcha mientras que otros están en estado de ideación.
Por esta razón, sabemos la “puerta de entrada” a nivel de interacción con cada uno de los proyectos pero no hacia dónde nos llevará el trabajo con cada uno… Y éso es precisamente lo potente de un proyecto así.

A varias semanas de iniciado el proceso de Puertas Abiertas, podemos intuir que algunos necesitan de un apoyo a nivel de relación institucional, otros de gestión del tiempo y las expectativas hacia dentro del grupo, otro proyecto hará ánfasis en la comunicación externa para ordenar el volumen de trabajo creativo interno, con otro proyecto deberemos indagar en el mundo de la edición literaria y el transmedia, y así… Varias temáticas y a varios niveles de complejidad… Esto nos obligará a generar contactos y asociaciones eventuales con personas que estén trabajando en esos diversos campos, ampliando así el círculo de saberes disponibles para los diferentes proyectos.

La dinámica inicial fue similar con todos los proyectos seleccionados: una breve entrevista respecto a qué necesidades y expectativas tenían con su proyecto y también respecto a su vinculación con Puertas Abiertas. A partir de ahí, generamos y ampliamos el “Cuadro de los Capitales”, reconociendo qué tipo de recursos y capacidades posee el proyecto. Conscientes que los proyectos de arte y cultura poseen unas características especiales, se hizo un gran énfasis en separar y reconocer los recursos tangibles e intangibles como capitales con los que se cuenta para dar inicio al proyecto. En general, y lamentablemente, los proyectos culturales no se caracterizan por tener grandes recursos tangibles (recursos humanos, técnicos o económicos), por eso se profundizó en los recursos intangibles, diferenciándolos entre conocimientos (teóricos y técnicos, experiencias, acceso a la información…), tiempo (cuantitativo pero también cualitativo que le dedicamos al proyecto), lo “social” (contactos, redes, imagen, comunicación externa) y la sostenibilidad y los cuidados (la estructura organizativa, roles, espacios de debate o comunicación interna). Este ejercicio visualizó la cantidad de recursos con los que contaban cada uno de los proyectos e identificó sus puntos débiles. Aquí les dejamos la (larga) ficha de los capitales, por si otros proyectos la quieren retomar. Hay que mencionar que está inspirada, en cierta forma, por el Kit Kooptel de colaborabora.

banco de recursos

 

Arrow
Arrow
Slider

 

Ya hemos superado esta dinámica inicial (reconocer las expectativas y necesidades y visualizar los recursos con los que se cuenta), ampliando con alguno de los proyectos hacia un DAFO. Ahora comenzamos la verdadera aventura: un itinerario personalizado para cada proyecto, profundizando en aquéllos aspectos a reforzar a través de dinámicas y ejercicios “a medida”.

Vamoooooooooooooo P.A.!
 

¡El proyecto de la Plataforma desbordes, ganador del Concurso de Innovación Cultural!

Estos últimos días hemos recibido una noticia especial, de esas que dan impulso para seguir desarrollando proyectos en el ámbito de la cultura libre y las prácticas colaborativas en la zona. ¡El proyecto de la plataforma desbordes ha resultado ganador del I° Concurso Nacional de Innovación Cultural desde el Ministerio de Cultura de Nación!

El proyecto presentado era el desarrollo de una plataforma colaborativa hecha por y para los agentes culturales del Alto Valle de Río Negro y Neuquén. Una herramienta para visibilizar la diversidad de la oferta cultural y para reforzar los vínculos y el intercambio entre las inicitivas culturales de la zona que están trabajando colaborativamente y en red. La plataforma constaría de una agenda cultural, un directorio de profesionales y servicios y un tablón de oferta y demanda de recursos.

El proyecto busca actuar como una plataforma regional para la transferencia de conocimientos y recursos, apostando por nuevos modelos de gestión y difusión de bienes y servicios culturales. Esta plataforma se compone de dos grandes bloques de información y contenidos que se complementan: a) un espacio interno de vinculación y fortalecimiento para la comunidad cultural de la región que está experimentando con nuevas formas de crear, distribuir y difundir su producción cultural; b) un espacio de difusión y comunicación externo, hacia la población en general, para una conexión más eficaz de estas iniciativas con sus públicos, a la vez que permita un contacto directo entre éstas con voluntarios e instituciones locales.

El proyecto constaría de 3 etapas: en un principio, se compone de encuentros en las diferentes ciudades para el diseño y planificación colectiva de la plataforma, a fin de priorizar las necesidades concretas de la red.
Luego, el desarrollo web de la plataforma.
Por último, el armado de una estrategia de comunicación donde se incida en la vinculación de las iniciativas culturales y sociales con nuevos públicos a través de dinámicas de detección y activación de las comunidades de cada uno de los proyectos.
 

diploma innov cultural

 

La metodología del Concurso es bastante peculiar, ya que consiste en “incubar” el proyecto en una de las cuatro Universidades Nacionales que participan del proceso (la de Córdoba, la del Litoral, la de Lanús o la del Centro). El premio es de $200.000 pero va directo a la Universidad, que lo gasta de acuerdo a las necesidades que vayan surgiendo en el proyecto. Como siempre en estos premios, 0% del dinero va en concepto de honorarios, así que, como siempre, hay que hacer malabares…

El proceso de incubación consiste en 6 viajes a la Universidad del Litoral en Santa Fé, donde interactuaremos con la gente de Expresiva, la incubadora de la UNL. En esos seis meses debemos tener un “mínimo producto viable” y un “prototipo” a partir del cual se puedan conseguir otros “inversores”. Veremos cómo es la relación entre el mundo de las incubadoras (generalmente acostumbradas a tratar con proyectos de base tecnológica, pero no tanto con proyectos culturales/museísticos/artísticos…) y los proyectos seleccionados en este Concurso, muchos de los cuales no tiene un fin económico como objetivo primario (sin ir más lejos, la misma plataforma desbordes). ¿Es posible aplicar las metodologías y discurso start-up en un proyecto cultural? ¿Cuáles son las metodologías, los tiempos, las necesidades que son específicas del sector cultural-creativo? ¿Cómo pasar de un paradigma y metodologías one-size-fits-all, con “estaciones” que hay que ir superando (el canvas, el tablero de transacciones, la obsesión por la identificación del “cliente”, el elevator-pitch…) a otro más personalizado y slow, más basado en los procesos, en la gestión interna de los grupos, en las comunidades culturales, en los retornos sociales? Es éste un tema que nos apasiona y que ahora mismo estamos indagando desde la práctica en Puertas Abiertas, el vivero de proyectos culturales que estamos llevando adelante en el IUPA.

Veremos cómo se desarrolla: comenzamos en diciembre y seguimos en febrero del año que viene.
Santa Fé, alla vamos!

Gestionando cultura libre desde el Congreso Online de Gestión Cultural.

La semana que viene participaremos del I° Congreso Online de Gestión Cultural  que será llevado adelante por diversos colectivos y comandado por Ártica.

Nuestra ponencia sobre el proceso de desbordes quedó seleccionada, así que, específicamente, estaremos participando en la Mesa “Gestión cultural para la producción de cultura libre”.

El formato del congreso es toda una aventura, con canales de comunicación en telegram, comentarios en los blogs y una videoconferencia con el resto de autores de las ponencias seleccionadas para esta mesa (todos excelentes proyectos que admiramos a la distancia) como Mapas Culturais de Sao Paulo, Brasil; Ediciones de la Terraza de Córdoba; Rodrigo Savazoni del SantosLab, Brasil o el festival de Cine y Cultura libre de Barcelona BccN.

Toda una experiencia de participación online y de conexión continental sobre temas comunes.

 

 
La videoconferencia será el 15 de septiembre. Atentos que durante las próximas semanas se irán realizando, con el mismo formato, el resto de Mesas del Congreso con invitados muy interesantes a cada una de ellas.

Update:
Aquí el video de la presentación!
Excelente!

 

Puertas Abiertas: vivero cultural en el IUPA.

¡Iniciamos nueva etapa en este segundo semestre!

Esta vez será en/con/desde/para el IUPA, donde pondremos en marcha un Vivero de proyectos de arte y cultura para la comunidad de este centro educativo.

El proyecto se llama “Puertas Abiertas” y arrancará este 2016 con una convocatoria de donde seleccionaremos a seis proyectos para ayudarles en su consolidación.

También es un espacio pensado específicamente para los proyectos culturales: muchas veces la lógica de las incubadoras y la lógica start-up para los emprendimientos creativos nos hace olvidar que en ocasiones los proyectos culturales tienen otros objetivos que en ocasiones van más allá del rédito económico. Por eso queremos aportar este espacio como un lugar flexible y personalizado, desde donde se puedan brindar herramientas concretas (de comunicación externa, de apertura territorial, de comunicación interna y gestión del equipo de trabajo, de vinculación institucional, de difusión y movilidad regional, etc.).  
Entonces, Puertas Abiertas se desarrolla desde un pleno conocimiento de las necesidades específicas y de las particularidades de la actividad cultural y el trabajo artístico.

También es un espacio pensado específicamente para los proyectos culturales: muchas veces la lógica de las incubadoras y la lógica start-up para los emprendimientos creativos nos hace olvidar que en ocasiones los proyectos culturales tienen otros objetivos que en ocasiones van más allá del rédito económico.

 

¿Qué es Puertas Abiertas?
-es un espacio de acompañamiento y vinculación para el fortalecimiento y la sustentabilidad de los diversos proyectos culturales y artísticos gestados o conectados a la comunidad educativa del IUPA.

-un lugar de soporte y orientación para que las iniciativas ya existentes obtengan visibilidad, se potencien, encuentren oportunidades y adquieran otras capacidades que las hagan más consistentes en el tránsito hacia su consolidación.

-busca fomentar y fortalecer proyectos artísticos y culturales innovadores y sostenibles dentro de la comunidad del IUPA, capacitándolos en las diferentes fases de sus proyectos y otorgándoles herramientas para mejorar sus procesos organizativos y creativos.

-busca el cruce de los diversos proyectos, posicionándose como un nodo de intercambios desde el cual se podrán vincular diferentes procesos, iniciativas y personas que están desarrollando un trabajo cultural en líneas similares. El proyecto espera fortalecer las redes internas y actuar como plataforma para la vinculación de los proyectos surgidos dentro del IUPA con redes artísticas y culturales externas: locales, nacionales y  regionales.

-poner el énfasis en desarrollar las capacidades creativas, innovadoras y emprendedoras de la comunidad del IUPA generando un Vivero de proyectos donde van a recibir cuidados, conocimiento y estímulos para su crecimiento.

-en síntesis, se piensa como un espacio para una transferencia -ida y vuelta- de experiencias.

 

Arrow
Arrow
Slider

 

¿Para qué un espacio como Puertas Abiertas?
-facilitar el acceso a los circuitos de certámenes, festivales e intercambios, así como a las redes de financiamiento existentes.

-visibilizar la producción artística desarrollada en el IUPA a través de su conexión con redes artísticas y culturales locales, nacionales y regionales.

¿Y para quién?
-para toda la comunidad educativa del IUPA. De manera directa, los 6 proyectos seleccionados a través de la convocatoria pública. Pero también, de manera indirecta, todas aquéllas personas con consultas puntuales sobre la gestión de sus proyectos artísticos y culturales podrán beneficiarse del espacio de Puertas Abiertas.

Cómo.

  • 1. Atención general a la comunidad educativa del IUPA, a través de una “Ventanilla Permanente” con información sobre:
    residencias.
    movilidad.
    festivales.
    becas.
    subsidios.
    concursos.
  • 2. Capacitaciones generales para la comunidad educativa del IUPA.
    El objetivo es brindar capacitaciones en el uso de herramientas colaborativas para la organización del trabajo colectivo y la creación conjunta o en el uso de plataformas y redes de circulación y difusión artística y cultural para una mayor visibidad de los proyectos.
  • 3. Acompañamiento, tutorías y capacitaciones personalizadas para 5 proyectos.
    Acompañamiento para postulaciones.
    Fichas de seguimiento.
    Armado de dossiers.
    Planes de acción a corto y mediano plazo.
    Nodo de intercambios. (Redes culturales, proyectos afines, etc.)
    Vinculación con redes e instituciones culturales.
    Difusión de buenas prácticas.

Dónde es Puertas Abiertas.
-funcionará en un aula del IUPA como espacio de consulta, referencia e interacción. Este aula actuará como espacio de trabajo para complementar y avanzar en el desarrollo de los proyectos acompañados.

-el espacio estará abierto a toda la comunidad del IUPA que tenga consultas puntuales a través de su ventanilla permanente donde la comunidad vinculada al IUPA podrá informarse de convocatorias.

Les dejamos la presentación que armamos.
¡Informaremos de esta nueva aventura!

Dinamizando la reunión abierta sobre “Políticas públicas para la cultura colaborativa” en el Encuentro Comunes.

Además de participar en la mesa sobre “Ciudades Comunes“, también ayudamos en el Encuentro Comunes dinamizando la reunión abierta “Políticas públicas para la cultura colaborativa” el viernes 6 de Mayo de 2016. Unas 15 personas de experiencias diversas pero con el mismo objetivo: unas prácticas culturales comunes y cada vez más fuertes.

 

La propuesta para el desarrollo de la reunión:
Para una definición y diálogo colectivo sobre las Políticas Públicas para la cultura colaborativa se proponía partir de algunos de los puntos de encuentro/acuerdos que fueron surgiendo entre las diversas iniciativas y organizaciones durante las diferentes instancias del Encuentro Comunes. Se buscaba avanzar a través de algunas preguntas recurrentes que también se fueron manifestando durante las charlas, debates y reuniones del mismo. A partir de estos ejes, se trabajó en grupos más reducidos para luego hacer una puesta en común.

 
Puntos de encuentro/acuerdos propuestos para empezar desde ahí el diálogo:
-La urgencia del cambio de modelo hacia estructuras más horizontales, descentralizadas, distribuídas.
-La necesidad de que las instituciones sean más porosas permeables, transparentes, incluyentes.
-El surgimiento de otros modelos relacionales y económicos, nuevas formas de organización, producción, distribución y consumo de bienes comunes. Y el reconocimiento general que nuestras prácticas y experiencias se enmarcan en estos nuevos modelos.
-Nuestra implicación como ciudadanía, como agente proactivo en la construcción de lo público y de lo común y en las políticas públicas que gestionan lo común. Entendiendo que lo público y lo común no solo le corresponde al Estado sino a todos.

 
Las preguntas que surgieron durante el encuentro:
¿Qué somos?
Durante el encuentro surgieron diferentes definiciones que comprenderían nuestras prácticas y organizaciones: iniciativas de la economía colaborativa, iniciativas de la cultura libre, iniciativas de la economía colaborativa, iniciativas de la cultura libre, iniciativas del procomún, iniciativas del biencomún, iniciativas de la economía del conocimiento,  iniciativas de la economía creativa… En honor al encuentro que nos acoge vamos a llamarlas (llamarnos) “iniciativas de los comunes“.

Entonces, si nos entendemos todos bajo ese gran paraguas del procomún, quizás podemos definir colectivamente cuales son nuestras necesidades. Además de reconocer la potencialidad de un espacio de encuentro como Comunes y pensar cómo seguir encontrándonos para definir cuáles son nuestras necesidades a corto, mediano y largo plazo.

 

Estas son las preguntas que surgieron durante el Encuentro Comunes:

  • ¿cómo visibilizamos lo que estamos haciendo?
  • ¿cómo nos articulamos para sumar fuerzas?
  • ¿cómo mejoramos nuestros procesos organizacionales de dentro hacia afuera y de afuera hacia adentro?
  • ¿cómo sistematizamos nuestros conocimientos, experiencias, aprendizajes para seguir compartiéndolos y seguir fortaleciéndonos?
  • ¿cómo podemos articularnos entre nosotros para compartir recursos tangibles e intangibles, entendiendo los “recursos” no sólo como los monetarios sino también espacios, experiencias, tiempo, contactos, equipamientos, redes, valores, etc…?
  • ¿cómo articulamos con las instituciones públicas para conseguir lo que necesitamos?
  • ¿cómo articulamos con las instituciones privadas para conseguir lo que necesitamos?
  • en definitiva, la pregunta que más surgió durante el Encuentro: ¿cómo conseguimos que las iniciativas de los comunes sean sustentables?

 

***

 

Metodología para la charla en grupos:
Desde este panorama compartido, se plantearon diferentes ejes/tarjetas para su discusión en grupos reducidos. Cada grupo eligió una o dos tarjetas que dieron pie a la conversación:

  • Visibilización y promoción de las iniciativas.
  • Procesos organizacionales de dentro hacia afuera y de afuera hacia adentro.
  • Articulación de recursos tangibles e intangibles entre iniciativas.
  • Articulación con instituciones públicas y privadas.
  • Sistematización del conocimiento, experiencias y aprendizajes en las organizaciones del procomún.

 

tarjetas reunion pols publicas

 

***

El primer grupo tabajó sobre los siguientes temas:

– Visibilidad y promoción de proyectos.
– Sistematización del conocimiento, experiencias y aprendizajes en las organizaciones del procomún.

 

En cuanto a la visibilidad y promoción de proyectos de los comunes en este grupo se habló sobre la dificultad de llegar a muchas personas con este tipo de propuestas alternativas y se preguntaron la pertinencia de llegar o no a muchas personas. También sobre la escalabilidad de los proyectos y de que la mayoría de los proyectos de éxito comienzan con grupos pequeños y que sistematizan su conocimiento y prácticas y luego consiguen abrirlo y sumar aportes de otros, expandiéndolos.

Algunos extractos de la conversación que compartieron las personas que trabajaron en este grupo:
“Existe una dificultad para que proyectos colaborativos y otras alternativas posibles lleguen a una gran cantidad de personas. Incluso la educación formal no favorece este tipo de alternativas, así que tenemos que crearlas y luego definirlas para favorecer el acceso de las mismas y así más personas lleguen a su conocimiento y más gente pueda interesarse y pueda sumarse y dar un aporte.
 
El tema demográfico es un factor importante. Porque hay muchos ejemplos en los que las organizaciones que son casos de éxito son grupos más reducidos de personas donde en su propia práctica pueden hacer una recapitulación de cuáles son las fases por las que pasaron y de esa manera, sistematizando el conocimiento de la experiencia concreta que tuvieron y a lo largo del  tiempo, después tratar de escalar esa experiencia a más cantidad de personas que se puedan ir incluyendo, conociendo ya ese ejemplo de éxito.
Conociendo por el éxito de que existe la alternativa, sino también confiando en que es posible sumar el aporte de uno a algo así ya que de hecho da resultados”.

“La tecnología es un instrumento que facilita este proceso de transmisión e inspiración de pocos a muchos”.

“También nos planteábamos si el llegar a muchas personas o no es importante para que tenga éxito o no una economía colaborativa”.

“En el grupo, también se destacó la plataforma de “GoPacifia” donde el tiempo es la moneda. En esta plataforma se puede ofrecer x tiempo de nuestro conocimiento y luego adquerimos ese mismo tiempo de crédito para conseguir otro conocimiento. El tiempo pasa a ser una manera de intercambio. Socializar el tiempo.

Esto nos derivó a hablar sobre los hábitos. Estos son conocimientos que van más hacia lo práctico y no tanto hacia lo teórico, hacia la proliferación y no hacia la teorización. Entonces, ¿cómo nosotros podemos generar esos cambios de hábitos en la forma de consumir y de pensar el dinero? No pensar que el dinero es igual a economía, sino también pensar en el ambiente y la felicidad de la gente como economía”.

“¿Hasta dónde hay una visión pesimista en cuanto a la escalabilidad de estas prácticas? Sea más catastrófico o no el futuro que nos espera, de alguna manera la demografía es un factor importante en cuanto a la cantidad de gente que está implicada en una de estas actividades y las que no y parece que podrían incorporarse comunitariamente a niveles más pequeños. Se podrían tomar ejemplos en experiencias de éxito para expandirlos”.

En relación a la sistematización del conocimiento en este grupo se habló de la necesidad de asumir dicha práctica desde un planteamiento ideológico, ofrecer el conocimiento de nuestras experiencias para inspirar y generar la masa crítica necesaria para ese cambio de paradigma para el que todos estamos trabajando. También apuntaron que debido al caracter reciente de estas prácticas de sistematización, se da la falta de experiencia en las mismas. Por último añadieron la necesidad de acercar y traducir las experiencias también a través de los nuevos formatos y lenguajes comunicacionales para tansmitir el conocimiento ampliamente.

Algunos extractos de la conversación que compartieron las personas que trabajaron alrededor de esta temática:

“Todos los que estamos trabajando a través de herramientas colaborativas, estamos trabajando desde el campo de la experimentación ya que son cosas que no estan muy teorizadas. Si lo estuvieran sería más fácil transmitirlas, pero lo que vemos es que esas experiencias sistematizan el conocimiento sin ninguna experiencia previa”.

“También entender que cada uno de los proyectos en los que estamos involucrados no los tenemos que pensar como un proyecto personal sino como una experiencia o parte de un movimiento. Si tenemos en cuenta eso, la sistematización que permite ofrecer ese conocimiento a otros es una actitud ideológica y militante y hay que hacerse el tiempo dentro de nuestra nutrida agenda. Si entendemos la necesidad de un cambio de paradigma y estamos trabajando en nuestra propia vida para favorecer ese cambio de paradigma hay que contemplar también que, más allá de nuestro proyecto personal, tenemos que sistematizar ese conocimiento para inspirar y ofrecerlo a otros. Sin ese componente político de ofrecérselo a los otros, nunca vamos a lograr ese cambio de paradigma para el que se requiere una masa crítica de acciones y personas”.

Como ejemplo se habla del caso de Democracia en Red: “lo que hacemos es tomar todos los casos de ley que hay en la Ciudad de Buenos Aires y los simplificamos y contamos de manera accesible para todos. Parte de sistematizar y visibilizar el conocimiento es generar la capacidad de traducción en distintos niveles, formatos y lenguajes como videos, wikis, audios, manuales…”.

Continúa otro integrante del grupo: “Además, se puede llegar mejor al otro cuando conoces mejor al otro. Cuando sabes cuales son sus conocimientos previos, sus necesidades, también puedes llegar a hacer una mejor traducción”.

 
 

***

El segundo grupo trabajó sobre el eje: Articulación de recursos tangibles e intangibles

 

Este grupo comentó sus reflexiones alrededor de los recursos intangibles como son las comunidades y redes y también la colaboración como herramientas para seguir generando más recursos. Se habló sobre la importancia de la valoración de los recursos intangibles para el éxito de las políticas públicas. También expusieron la discusión de si Wikipedia es un recurso tangible o intangible, su funcionamiento y cómo se transmite el conocimiento a través de esta plataforma.

Algunos extractos de la conversación que compartieron las personas que trabajaron alrededor de esta temática:

“Primero discutimos cuáles eran para nosotros los recursos tangibles y cuales los intangibles, en nuestros espacios y territorios y pensándolos a través de nuestras experiencias.
Hablamos de recursos tangibles en cuanto a los económicos y el recurso humano en cuanto a los cuerpos para sostener las iniciativas, proyectos, experiencias y los recursos materiales. En cuanto a lo intangible, todo lo que se pueda generar, lo que está detrás de lo tangible, como pueden ser las comunidades, las redes (que también estoy de acuerdo en que no todas las redes son horizontales). También los valores simbólicos que dan lugar a lo intangible.
En cuanto a los recursos intangibles nos llevó a pensar en los resultados y efectos de la política pública. Sobre todo pensando el rol del Estado cuando se desarrolla un proyecto o programa, sus impactos, inclusive cuando ese programa ya no está y se da de baja, ya que suele pasar…”.

“La red como herramienta, como recurso. Pensar las herramientas para construir espacios colaborativos y que también la colaboración es una herramienta para seguir generándolos”.

“También discutimos si Wikipedia es un tangible o un intangible, discusión en la que podríamos seguir profundizando ya que no es algo que cerramos, ni creo que se cierre tampoco. También en cómo se construye el conocimiento en Wikipedia, el rol de los voluntarios en Wikipedia que son quienes editan, más allá de quienes trabajamos para la organización. Y también que no es del todo horizontal: el rol de los voluntarios, las relaciones de los voluntarios y las temáticas que se abordan en Wikipedia, son temáticas que generan determinados conflictos en esa plataforma dando cuenta de procesos sociales, históricos, políticos y discusiones que se mantienen vivas en ese lugar”.

“También hablamos sobre la interpelación con las instituciones gubernamentales, siempre estamos en un tire y afloje, cuando supuestamente estás queriendo mejorar algo y muchas veces quien te tiene que escuchar o financiar es el Estado. Entonces se queda uno a medio camino entre criticar y construir y tratar de solucionar pero a la vez sin allanar el problema y que eso impacta también en la sustentabilidad como organización. Si vos criticás mucho al que te da de comer, eventualmente te va a dejar de dar de comer”.

“Son igual de importantes los recursos tangibles humanos y económicos, como los intangibles, como haber creado una comunidad como en el caso de Wikipedia, o también el dejar valores o enseñanzas: por más que sean más difíciles de cuantificar, cuentan. Si no se tiene en cuenta el componente intangible en un proyecto o programa de política pública no puede ser considerado exitoso”.

 

***

En el tercer grupo se  trabajó sobre el eje: Articulación con las Instituciones públicas y privadas

 

Este grupo expuso la frecuente resistencia de las iniciativas colaborativas a trabajar con el sector privado. Se habló sobre la necesidad de incorporar o abrir el diálogo con el sector privado a las dinámicas y propuestas de las iniciativas de los comunes. También se habló sobre la articulación para trabajar conjuntamente entre los diferentes espacios y proyectos y no cada uno por separado, del fortalecimiento en la unión, en lugar de la competencia. Otros exponentes hablaron sobre la inserción de las iniciativas de la economía colaborativa en el mercado, de trabajar y vivir de lo que hacemos. Trabajar en los dos mercados sin victimización.

Algunos extractos de lo compartido:
“Se plantearon las diferentes luchas de poder, en relación con lo privado, la falta de diálogo con este sector, o de trabajo de manera conjunta con el mismo. También que cada uno está por su lado. Que muchas veces buscamos conseguir fondos cada uno por su cuenta para conseguir cosas similares, cuando en realidad quizás podrían hacerse de manera conjunta. La articulación entre iniciativas ciudadanas para conjuntamente aparecer en el mapa. La búsqueda del espacio para la articulación, esa mediación entre lo offline y lo online. Una articulación entre organizaciones que en las ciudades grandes está mediada por lo online, mientras que en las ciudades chicas el cara a cara y lo presencial son necesarios para que las cosas pasen”.

“Hay falta de diálogo y miedo a trabajar con el auspicio del sector privado o de la mano de un logo o institución que te pueda servir para potenciar y hacer atractiva una propuesta. Muchas ideas que surgen desde lo colaboratvo y que no son visibles quizás pueden llegarse a potenciar desde otros espacios que no son los colaborativos”.

“Hay que insertarte en el mercado, intentar ofrecer retornos claros, paquetizar tu trabajo, profesionalizarte, formalizarte. Muchas veces vemos como una renuncia o una bajada de pantalones que te estás asimilando al neoliberalismo y tal…, pero que al final es como todo lo contrario: todos tenemos unas ideas y el reto es cómo vivir de ello y yo necesito poder vivir de ello y también articularme con los demás.
Nosotros tenemos bastante relación con las administraciones y ellas también necesitan algo más claro, porque entienden que hay un ecosistema informal, emergente, innovador, lo valoran y están dispuestas a colaborar con él, pero al final necesitan algunas mínimas pautas para poderse relacionar con este ecosistema emergente. Necesitan un interlocutor, necesitan una pequeña forma jurídica para poder hacer un convenio de colaboración o hacer una pequeña subvención. Yo intento romper ese victimismo, como “la institución pública no me hace ni caso”: quitémonos prejuicios, dejemos de ser tan víctimas e intentemos vender lo que hacemos y por lo que trabajamos y si estamos aquí y lo entendemos, la administración y la empresa no es diferente a nosotros. Y si está aqui sentada lo va a ver y hay formas de llegar a eso. Es importante hacer una autocrítica para enfrentarnos a eso y poder insertarnos”.

“En cuanto al diálogo, falta mucho diálgo entre instituciones e interinstituciones para poder coordinar y hacer y aprovechar la sinergia que tienen desde el lugar donde están operando. Organizaciones que no se miran por cuestiones de ego de unas con otras, o porque no conocen lo que hacen. Luego pasa que hay una que tiene más relación con el gobierno y saca más provecho de eso o de alguna empresa. Otras que son más introvertidas, no buscan ese financiamiento y por lo que hacen igualmente podrían tener un montón de exposición. Lo que falta es coordinación de un montón de cuestiones que nos ayudarían a sacar más provecho”.

Asociar a la crisis los sistemas alternativos de financiamiento significa olvidarse de todo lo que estamos haciendo y decimos que lo que no estamos haciendo, en gran parte, es porque no tenemos plata. La solución no solo está en usar monedas sociales sino también en ver qué tipo de intercambios podemos hacer con productos, servicios, horas de trabajo, etc.
Tenemos el ejemplo de Fora de Eixo en Brasil que transforma horas de trabajo en un sistema de vida… Igualmente trabajan en los dos mercados sin ninguna culpa, sin victimización.
Hablamos de que algunas organizaciones no entran en sinergia con lo privado porqué no les interesa entrar en las condiciones de competencia de un sistema donde prima la escacez de recursos. La única moneda que no es escasa es la moneda que creamos nosotros“.

 

reunion pols publicas

 

CIERRE y puesta en común:

Después de poner en común todo lo trabajado en cada grupo retomamos un par de cuestiones a forma de cierre:

En un momento de la conversación surgió si todo esto nos lleva a pensarnos como movimiento, (llamémoslo movimiento de los comunes) o no. ¿Entonces, nos reconocemos como un movimiento?

 

Estas son algunas de lass intervenciones que surgieron alrededor de esto y a modo de conclusión:

“Todo esto es una disputa política, en última instancia, pensar nuevas formas de economía, nuevas formas de relacionarse, nuevas dinámicas; no en el sentido de la política partidaria de Buenos Aries, Argentina, Mercosur, sino que es una disputa política cultural. Esto implica modificar la inercia en la que estamos y plantear una nueva. La inercia en términos físicos puede ser negativa o positiva, que va hacia adelante y uno tiene que frenarla o es algo frenado que uno tiene que empujar. Tomar conciencia de una manera colectiva que si queremos cambiar hay que ponerle mucha fuerza al comienzo pero que luego va a girar en una rueda dinámica”.

“La base de todo eso es que uno pueda sentirse parte de algo más grande que uno, en el que uno se sienta representado y uno confíe en eso, de manera que pueda espontáneamente colaborar. Eso es lo que nos lleva a generar alternativas por que no las encontramos. Quizás esten de acuerdo o no, pero creo que lo buscamos es sentirnos parte de grupos que nos representen más, sentirnos más involucrados con personas con las cuales llevar adelante ese tipo de compromiso”.

“A mí me parece que esto de la idea de movimiento queda en lo teórico, que todos tenemos una idea de un paradigma por cambiar y que vamos a cometer los mismos errores que han cometido otros movimientos. A mi perece interesante retomar más la idea de lo independiente, no victimizarse y no permitir esa sinergia. Todos estamos mirando para el mismo lado“.

 

“Hoy en día con la multidireccionalidad de la información y la facilidad de estar todos conectados, todos buscamos referentes también en otros lugares, donde no importa su georeferenciación sino que buscamos comunidades por temáticas y afinidad, quizás buscamos referencias en otros lugares donde los movimientos por el bien común ya han pasado por otros procesos y experiencias; pero que también es necesario articular hacia dentro, en lo local y nacional para seguir creciendo“.