Hacia el Foro Social Mundial de las Economías Transformadoras 2020, Barcelona.

Hace un par de semanas (el 5, 6 y 7 de abril) estuvimos en Barcelona participando de las mesas de trabajo para armar el programa del Foro Social Mundial 2020 que llevará el lema “Economías Transformadoras”. Fuimos invitados para participar de diversos grupos de discusión junto con unas 300 personas de todos los continentes. Una oportunidad única de poner en común las visiones que cada un* lleva consigo para buscar puntos de contacto, temas transversales o prácticas concretas que puedan ser replicadas (o reapropiadas) en otros contextos.

Los ejes en los que se organizaba este Encuentro de Trabajo eran 4: *Feminismos, *Economía Social y Solidaria, *Agroecología y Soberanía Alimentaria y *Procomún. Desde enjambre fuimos invitadas a trabajar en el eje del Procomún, el más pequeño en cantidad de personas (unas 30/35 personas) en comparación con los otros y el más joven dentro de los movimientos que han marcado la agenda en anteriores ediciones del Foro Social Mundial.

La dinámica de participación del Encuentro de Trabajo fue la siguiente: el primer día de reuniones temáticas (*Feminismos, *Economía Social y Solidaria, *Agroecología y Soberanía Alimentaria y *Procomún, *Educación y *Política pública) buscando consensuar los principales retos a trabajar en el 2020. Allí conseguimos, a grandes rasgos, agrupar en 6 campos los retos presentados por los grupos de trabajo en el eje de Procomún:

  • Dar visibilidad y relato a los comunes/comunicación.
  • Educación / experiencias vivas /indicadores
  • Convergencia // tensiones y reconocimiento de diversidades -lenguaje, -comunes tradicionales/emergentes, -norte/sur
  • Gobernanza comunal / gobernanza distribuida/ tensiones entre autonomía y colectividad/ institucionalización y comunes
  • Medios y fines // Llevarlo a la práctica — cambio cultural
  • Disputas de poder entre comunes, estado y corporaciones.

Día 2: Puesta en común y transversalización de todos los desafíos relevados en cada eje, “Retos Compartidos”, entre todos los movimientos presentes, algo así como un resumen de las grandes problemáticas globales que enfrentan las economías transformadoras. Así que ahí nos mezclamos y conocimos a participantes de los otros ámbitos dando un espacio de discusión en los siguientes retos compartidos:

  • Gobernanza del mismo Foro Social 2020.
  • Educación transformadora y liberadora.
  • Construcción de conocimiento y prácticas propias.
  • Trabajo local-global e intermovimiento.
  • TIC / Nuevas tecnologías.
  • Relación con el Estado y las corporaciones.
  • Gobernanza, auto-organización.
  • Estrategia propia.
  • Vida en el centro.
  • Visibilidad, con narrativa y relato propio.


Aquí al ser dos nos dividimos y aprovechamos la discusión de dos retos. En el grupo de “Visibilidad y nuevas narrativas” no logramos avanzar mucho, pero sí que consensuamos que de cara al 2020 se hace necesario “actualizar” el discurso del Foro Social; que el mensaje “transformador” sigue siendo complejo o que debemos aprender de “nuevos” movimientos en las calles como el FridaysForFuture, ExtictionRebellion o del mismo feminismo.
Presentes también en el reto de “Construcción de conocimiento y prácticas propias” nos dimos un espacio más en clave de preguntas y no tanto de respuestas, dónde nos cuestionamos como confluir en fines, prácticas y medios de los movimientos presentes. Abordamos temas como saber mantener/visibilizar/representatividad de la diversidad de esos conocimientos, identidades, experiencias y prácticas en la búsqueda de la sistematización o puesta en común de las mismas. Poner en común grandes discursos en pequeñas experiencias para que vivamos una nueva economía real ya.

Para finalizar, el tercer y último día nos dimos cita a la mañana para reunirnos por ámbito geográfico, independientemente de nuestro “reto compartido” y de nuestro eje (en nuestro caso, Procomún). Allí compartimos espacio con diferentes proyectos latinoamericanos, indistintamente de su trabajo en alguno de los 4 ejes del Foro, buscando encontar una estrategia común para movilizar regionalmente a otras entidades y experiencias hacia el 2020.

Algunas cuestiones a valorar:

Las dinámicas y metodologías propuestas facilitaron la conexión y conocimiento de experiencias diversas, pero no daban lugar a poder profundizar: 3 o 4 horas de trabajo no son suficiente cuando hay que hacer una labor de “traducción” (no sólo literal entre idiomas, por cierto excelente trabajo de traducción de la gente de Coati) entre conceptos o formas de entender algunas prácticas. Las sesiones lograron su cometido, pero siempre con la “obligación” de llegar a resultados/”acuerdos” para poder optimizar el tiempo. En resumen, dinámicas muy ambiciosas que muchas veces “cortaban la inspiración” del grupo de trabajo con los tiempos o que a veces eran poco productivas por el poco tiempo para encontrar un horizonte de acuerdos.

Preguntas que nos traemos para seguir pensando o hilo de los cuales seguir tirando:

    – Como expandir nuestras prácticas para que no seamos “los mismos de siempre”?

– Indicadores cualitativos: ¿cómo medimos el impacto de lo que hacemos? /// es general a las preocupaciones de todos los ejes debido a que los indicadores del capitalismo son cuantitativos y necesitamos otras formas de medir lo que hacemos.

– Cuales son los precedentes o las experiencias a revisar como inspiración? Casos de éxito de gestión colectiva de los recursos.

– ¿Cómo ampliar el debate para que otros movimientos contemporáneos (Climate Justice, Fridays for Future, etc) se puedan sumar? Y así de paso actualizar el discurso, la narrativa y las prácticas en el seno del FSM.

– ¿Cómo aprovechar el espacio para conseguir más presencia del movimiento de comunes regional, en el que encontramos un debate más avanzado?

– ¿Cómo hacer entrar en el FSM a movimientos contemporáneos más desestructurados o distribuídos (y que inclusive huyen de formas jurídicas) en igualdad de condiciones de debate con los movimientos “históricos” e instituidos como mutuales o sindicatos?

– ¿Cuales son las formas jurídicas y legales que nos representan? No tenemos formas de asociatividad tan flexibles como nuestras relaciones y formas de producción. Inclusive el cooperativismo no sabemos si es lo suficientemente flexible para nuestras actividades y alianzas… Nos preguntamos ya que nuestras formas de relación, interacción y producción colectiva se dan a través de la colaboración.

_____

Tres Colaboratorios en Patagonia, NOA y Provincia de Buenos Aires :: Informes.

A finales del año pasado tuvimos el agrado de dinamizar tres Colaboratorios en el marco de los Foros Argentina Creativa del Ministerio de Cultura de Nación. Fueron tres jornadas en tres regiones diferentes: el de Patagonia en Neuquén, el del NOA en Salta y el de la provincia de Buenos Aires en Mar de Plata. Un gran desafío y sobre todo un gran aprendizaje y reconocimiento de las diversas formas de trabajo y vinculación entre agentes del sector cultural y la confirmación de la cada vez más necesaria reflexión conjunta y articulación y producción colectiva.

Los Colaboratorios en las diferentes regiones actuaron como una oportunidad para que muchas de las iniciativas invitadas generaran un diálogo desde los distintos sectores creativos (videojuegos, audiovisual, editorial, escénicas, música, diseño y artes visuales) y los diagnósticos generados conjuntamente funcionaron como disparadores para comenzar a trazar líneas de trabajo a nivel regional con una mirada hacia la comercialización y vinculación nacional e internacional. Más info sobre la metodología propuesta aquí.

Los Informes están disponibles en licencia CC para que cualquiera lo pueda descargar y utilizar. La idea es que puedan servir como base para proyectos culturales colectivos o como insumos para el planteamiento e implementación de politicas públicas por parte de autoridades culturales.

Cada informe contiene información específica sobre la realidad cultural de cada una de las regiones. Más allá de eso, se pueden marcar algunos puntos en común en los diversos Colaboratorios:

–> En los tres casos se habló de la necesidad de aumentar la difusión, circulación y comercialización de las producciones culturales, dándole mayor visibilidad a los procesos creativos regionales y vincularlos con nuevos públicos a nivel regional y nacional, posibilitando una mayor apertura a las dinámicas del mercado nacional y global de la economía creativa.

–> En los tres Colaboratorios los diversos emprendimientos manifestaron su interés por formalizar plataformas y redes de intercambio que posibiliten una mayor interacción entre los emprendedores de cada una de las regiones.

–> También quedó explícito en los tres encuentros la necesidad de seguir generando espacios y momentos que potencien el cruce entre sectores y el fortalecimiento del asociativismo, dando lugar a la producción entre sectores con un abordaje inter y transdisciplinar.

–> Ante la baja interlocución con las autoridades municipales o provinciales, surgió de manera constante la necesidad de generar una mejor articulación entre emprendedores y autoridades culturales (nacionales, provinciales y municipales). Para esto, se hablo de la necesidad de potenciar instancias de participación más horizontales, locales y democráticas. Los emprendedores reconocen que sus prácticas y experiencias pueden ser insumos directos para el diagnóstico y fundamentación para la planificación de políticas públicas.

 
Más allá de los diagnósticos, nos queda la satisfacción de haber conocido y aprendido de más de 80 emprendimientos en diferentes puntos del país que están generando nuevas herramientas, nuevas prácticas y nuevas formas de entender y vivir el trabajo en cultura desde miradas horizontales, colectivas y colaborativas.

 

Descarga el Informe de la región patagónica aquí.
 
 

Descargá el Informe del NOA aquí.
 
 

Descargá el Informe de la provincia de Buenos Aires aquí.

Puertas Abiertas: Informe de la primera etapa, diciembre 2016.

Desde hace 4 meses venimos trabajando en el acompañamiento de varios proyectos culturales y artísticos de la comunidad educativa del IUPA desde Puertas Abiertas.

Ha sido una experiencia de aprendizaje conjunto, con itinerarios personalizados y específicos para cada uno de los proyectos.

Les compartimos el Informe que generamos luego de estos meses, con una valoración de lo que hizo bien, de lo que no estuvo tan bien y algunas líneas de trabajo para continuar con el fortalecimiento de los proyectos para el 2017.

La descarga está disponible aquí.
 

Comments welcome!
 

¡Capacitaciones en marcha!

Estamos empezando una nueva etapa de capacitaciones en diferentes lugares y con diferentes actores. Por un lado, estamos dinamizando la red de las Casas del Bicentenario que construyó durante los últimos años el Ministerio de Cultura de Nación en varias localidades de la región patagónica. El objetivo ahí es generar capacidades y brindar herramientas para reforzar una red de intercambio de referentes culturales y una mayor circulación de actividades y artistas entre las diferentes casas, además de poder pensar en proyectos en conjuntos a nivel regional.

La capacitación consta de varios módulos que van desde pensar la cultura como herramienta de transformación social, reforzando el enfoque de culturas vivas, pasando por detectar y reforzar el ecosistema cultural regional desde las Casas, aportando al diálogo entre las culturas institucionales y las culturas autónomas o independientes. Otros temas enfocan sobre la enorme cantidad de recursos con los que cuentan las Casas (tangibles e intangibles) y cómo optimizarlos a través de pensar en sistemas de articulación colaborativa. Otro módulo es sobre comunicación, tanto externa y de vinculación con la ciudadanía como la comunicación organizacional interna y la sistematización del conocimiento institucional.

 

Luego, participamos como docentes del programa de Gestión Cultural Pública, aportando nuestras experiencias en planificación de proyectos culturales y participación y en vinculación institucional y comunitaria. Otro módulo en el que fuimos referentes fue en nuevas prácticas de comunicación en cultura, con el desafío que tienen las instituciones culturales (públicas) en una comunicación que convoque audiencias y asegure su participación. Un tema interesante es el desarrollo de un plan de formación de audiencias y la generación de experiencias satisfactorias entre el público y los espacios institucionales.

El objetivo de este programa del Ministerio de Cultura de Nación es reforzar las prácticas de diseño y gestión de proyectos culturales como ejes para el desarrollo de las políticas culturales locales. Trabajar en las etapas de creación y diseño y comenzar a destacar la importancia de la evaluación de los proyectos culturales.

 

Por último, y de manera puntual, brindamos una charla-taller en el marco de las actividades del programa Escena Pública del Ministerio de Cultura sobre los usos contemporáneos de la cartografía en el arte y la cultura. Intentamos hacer una introducción, ante artistas emergentes de toda la Patagonia, de la potencia de la aproximación cartográfica para generar un diálogo experimental y transdisciplinar entre las prácticas artísticas contemporáneas y las metodologías de aproximación territorial propias de la cartografía. Creemos -y eso defendimos en la charla- que tal cruce de disciplinas origina un nuevo marco para la producción de conocimiento que resignifique cómo se entiende un territorio.

 

Mesas de trabajo hacia el FSMET 2020, Barcelona.

Hace un par de semanas (el 5, 6 y 7 de abril) estuvimos en Barcelona participando de las mesas de trabajo para armar el programa del Foro Social Mundial 2020 que llevará el lema “Economías Transformadoras”. Fuimos invitados para participar de diversos grupos de discusión junto con unas 300 personas de todos los continentes. Una oportunidad única de poner en común las visiones que cada un* lleva consigo para buscar puntos de contacto, temas transversales o prácticas concretas que puedan ser replicadas (o reapropiadas) en otros contextos.

Los ejes en los que se organizaba este Encuentro de Trabajo eran 4: *Feminismos, *Economía Social y Solidaria, *Agroecología y Soberanía Alimentaria y *Procomún. Desde enjambre fuimos invitadas a trabajar en el eje del Procomún, el más pequeño en cantidad de personas (unas 30/35 personas) en comparación con los otros y el más joven dentro de los movimientos que han marcado la agenda en anteriores ediciones del Foro Social Mundial.

La dinámica de participación del Encuentro de Trabajo fue la siguiente: el primer día de reuniones temáticas (*Feminismos, *Economía Social y Solidaria, *Agroecología y Soberanía Alimentaria y *Procomún, *Educación y *Política pública) buscando consensuar los principales retos a trabajar en el 2020. Allí conseguimos, a grandes rasgos, agrupar en 6 campos los retos presentados por los grupos de trabajo en el eje de Procomún:

  • Dar visibilidad y relato a los comunes/comunicación.
  • Educación / experiencias vivas /indicadores
  • Convergencia // tensiones y reconocimiento de diversidades -lenguaje, -comunes tradicionales/emergentes, -norte/sur
  • Gobernanza comunal / gobernanza distribuida/ tensiones entre autonomía y colectividad/ institucionalización y comunes
  • Medios y fines // Llevarlo a la práctica — cambio cultural
  • Disputas de poder entre comunes, estado y corporaciones.

Día 2: Puesta en común y transversalización de todos los desafíos relevados en cada eje, “Retos Compartidos”, entre todos los movimientos presentes, algo así como un resumen de las grandes problemáticas globales que enfrentan las economías transformadoras. Así que ahí nos mezclamos y conocimos a participantes de los otros ámbitos dando un espacio de discusión en los siguientes retos compartidos:

  • Gobernanza del mismo Foro Social 2020.
  • Educación transformadora y liberadora.
  • Construcción de conocimiento y prácticas propias.
  • Trabajo local-global e intermovimiento.
  • TIC / Nuevas tecnologías.
  • Relación con el Estado y las corporaciones.
  • Gobernanza, auto-organización.
  • Estrategia propia.
  • Vida en el centro.
  • Visibilidad, con narrativa y relato propio.

Aquí al ser dos nos dividimos y aprovechamos la discusión de dos retos. En el grupo de “Visibilidad y nuevas narrativas” no logramos avanzar mucho, pero sí que consensuamos que de cara al 2020 se hace necesario “actualizar” el discurso del Foro Social; que el mensaje “transformador” sigue siendo complejo o que debemos aprender de “nuevos” movimientos en las calles como el FridaysForFuture, ExtictionRebellion o del mismo feminismo.
Presentes también en el reto de “Construcción de conocimiento y prácticas propias” nos dimos un espacio más en clave de preguntas y no tanto de respuestas, dónde nos cuestionamos como confluir en fines, prácticas y medios de los movimientos presentes. Abordamos temas como saber mantener/visibilizar/representatividad de la diversidad de esos conocimientos, identidades, experiencias y prácticas en la búsqueda de la sistematización o puesta en común de las mismas. Poner en común grandes discursos en pequeñas experiencias para que vivamos una nueva economía real ya.


Para finalizar, el tercer y último día nos dimos cita a la mañana para reunirnos por ámbito geográfico, independientemente de nuestro “reto compartido” y de nuestro eje (en nuestro caso, Procomún). Allí compartimos espacio con diferentes proyectos latinoamericanos, indistintamente de su trabajo en alguno de los 4 ejes del Foro, buscando encontar una estrategia común para movilizar regionalmente a otras entidades y experiencias hacia el 2020.

Algunas cuestiones a valorar:

Las dinámicas y metodologías propuestas facilitaron la conexión y conocimiento de experiencias diversas, pero no daban lugar a poder profundizar: 3 o 4 horas de trabajo no son suficiente cuando hay que hacer una labor de “traducción” (no sólo literal entre idiomas, por cierto excelente trabajo de traducción de la gente de Coati) entre conceptos o formas de entender algunas prácticas. Las sesiones lograron su cometido, pero siempre con la “obligación” de llegar a resultados/”acuerdos” para poder optimizar el tiempo. En resumen, dinámicas muy ambiciosas que muchas veces “cortaban la inspiración” del grupo de trabajo con los tiempos o que a veces eran poco productivas por el poco tiempo para encontrar un horizonte de acuerdos.

Preguntas que nos traemos para seguir pensando o hilo de los cuales seguir tirando:

    – Como expandir nuestras prácticas para que no seamos “los mismos de siempre”?

– Indicadores cualitativos: ¿cómo medimos el impacto de lo que hacemos? /// es general a las preocupaciones de todos los ejes debido a que los indicadores del capitalismo son cuantitativos y necesitamos otras formas de medir lo que hacemos.

– Cuales son los precedentes o las experiencias a revisar como inspiración? Casos de éxito de gestión colectiva de los recursos.

– ¿Cómo ampliar el debate para que otros movimientos contemporáneos (Climate Justice, Fridays for Future, etc) se puedan sumar? Y así de paso actualizar el discurso, la narrativa y las prácticas en el seno del FSM.

– ¿Cómo aprovechar el espacio para conseguir más presencia del movimiento de comunes regional, en el que encontramos un debate más avanzado?

– ¿Cómo hacer entrar en el FSM a movimientos contemporáneos más desestructurados o distribuídos (y que inclusive huyen de formas jurídicas) en igualdad de condiciones de debate con los movimientos “históricos” e instituidos como mutuales o sindicatos?

– ¿Cuales son las formas jurídicas y legales que nos representan? No tenemos formas de asociatividad tan flexibles como nuestras relaciones y formas de producción. Inclusive el cooperativismo no sabemos si es lo suficientemente flexible para nuestras actividades y alianzas… Nos preguntamos ya que nuestras formas de relación, interacción y producción colectiva se dan a través de la colaboración.

Gestionando cultura libre desde el Congreso Online de Gestión Cultural.

La semana que viene participaremos del I° Congreso Online de Gestión Cultural  que será llevado adelante por diversos colectivos y comandado por Ártica.

Nuestra ponencia sobre el proceso de desbordes quedó seleccionada, así que, específicamente, estaremos participando en la Mesa “Gestión cultural para la producción de cultura libre”.

El formato del congreso es toda una aventura, con canales de comunicación en telegram, comentarios en los blogs y una videoconferencia con el resto de autores de las ponencias seleccionadas para esta mesa (todos excelentes proyectos que admiramos a la distancia) como Mapas Culturais de Sao Paulo, Brasil; Ediciones de la Terraza de Córdoba; Rodrigo Savazoni del SantosLab, Brasil o el festival de Cine y Cultura libre de Barcelona BccN.

Toda una experiencia de participación online y de conexión continental sobre temas comunes.

 

 
La videoconferencia será el 15 de septiembre. Atentos que durante las próximas semanas se irán realizando, con el mismo formato, el resto de Mesas del Congreso con invitados muy interesantes a cada una de ellas.

Update:
Aquí el video de la presentación!
Excelente!

 

Puertas Abiertas: vivero cultural en el IUPA.

¡Iniciamos nueva etapa en este segundo semestre!

Esta vez será en/con/desde/para el IUPA, donde pondremos en marcha un Vivero de proyectos de arte y cultura para la comunidad de este centro educativo.

El proyecto se llama “Puertas Abiertas” y arrancará este 2016 con una convocatoria de donde seleccionaremos a seis proyectos para ayudarles en su consolidación.

También es un espacio pensado específicamente para los proyectos culturales: muchas veces la lógica de las incubadoras y la lógica start-up para los emprendimientos creativos nos hace olvidar que en ocasiones los proyectos culturales tienen otros objetivos que en ocasiones van más allá del rédito económico. Por eso queremos aportar este espacio como un lugar flexible y personalizado, desde donde se puedan brindar herramientas concretas (de comunicación externa, de apertura territorial, de comunicación interna y gestión del equipo de trabajo, de vinculación institucional, de difusión y movilidad regional, etc.).  
Entonces, Puertas Abiertas se desarrolla desde un pleno conocimiento de las necesidades específicas y de las particularidades de la actividad cultural y el trabajo artístico.

También es un espacio pensado específicamente para los proyectos culturales: muchas veces la lógica de las incubadoras y la lógica start-up para los emprendimientos creativos nos hace olvidar que en ocasiones los proyectos culturales tienen otros objetivos que en ocasiones van más allá del rédito económico.

 

¿Qué es Puertas Abiertas?
-es un espacio de acompañamiento y vinculación para el fortalecimiento y la sustentabilidad de los diversos proyectos culturales y artísticos gestados o conectados a la comunidad educativa del IUPA.

-un lugar de soporte y orientación para que las iniciativas ya existentes obtengan visibilidad, se potencien, encuentren oportunidades y adquieran otras capacidades que las hagan más consistentes en el tránsito hacia su consolidación.

-busca fomentar y fortalecer proyectos artísticos y culturales innovadores y sostenibles dentro de la comunidad del IUPA, capacitándolos en las diferentes fases de sus proyectos y otorgándoles herramientas para mejorar sus procesos organizativos y creativos.

-busca el cruce de los diversos proyectos, posicionándose como un nodo de intercambios desde el cual se podrán vincular diferentes procesos, iniciativas y personas que están desarrollando un trabajo cultural en líneas similares. El proyecto espera fortalecer las redes internas y actuar como plataforma para la vinculación de los proyectos surgidos dentro del IUPA con redes artísticas y culturales externas: locales, nacionales y  regionales.

-poner el énfasis en desarrollar las capacidades creativas, innovadoras y emprendedoras de la comunidad del IUPA generando un Vivero de proyectos donde van a recibir cuidados, conocimiento y estímulos para su crecimiento.

-en síntesis, se piensa como un espacio para una transferencia -ida y vuelta- de experiencias.

 

previous arrow
next arrow
Slider

 

¿Para qué un espacio como Puertas Abiertas?
-facilitar el acceso a los circuitos de certámenes, festivales e intercambios, así como a las redes de financiamiento existentes.

-visibilizar la producción artística desarrollada en el IUPA a través de su conexión con redes artísticas y culturales locales, nacionales y regionales.

¿Y para quién?
-para toda la comunidad educativa del IUPA. De manera directa, los 6 proyectos seleccionados a través de la convocatoria pública. Pero también, de manera indirecta, todas aquéllas personas con consultas puntuales sobre la gestión de sus proyectos artísticos y culturales podrán beneficiarse del espacio de Puertas Abiertas.

Cómo.

  • 1. Atención general a la comunidad educativa del IUPA, a través de una “Ventanilla Permanente” con información sobre:
    residencias.
    movilidad.
    festivales.
    becas.
    subsidios.
    concursos.
  • 2. Capacitaciones generales para la comunidad educativa del IUPA.
    El objetivo es brindar capacitaciones en el uso de herramientas colaborativas para la organización del trabajo colectivo y la creación conjunta o en el uso de plataformas y redes de circulación y difusión artística y cultural para una mayor visibidad de los proyectos.
  • 3. Acompañamiento, tutorías y capacitaciones personalizadas para 5 proyectos.
    Acompañamiento para postulaciones.
    Fichas de seguimiento.
    Armado de dossiers.
    Planes de acción a corto y mediano plazo.
    Nodo de intercambios. (Redes culturales, proyectos afines, etc.)
    Vinculación con redes e instituciones culturales.
    Difusión de buenas prácticas.

Dónde es Puertas Abiertas.
-funcionará en un aula del IUPA como espacio de consulta, referencia e interacción. Este aula actuará como espacio de trabajo para complementar y avanzar en el desarrollo de los proyectos acompañados.

-el espacio estará abierto a toda la comunidad del IUPA que tenga consultas puntuales a través de su ventanilla permanente donde la comunidad vinculada al IUPA podrá informarse de convocatorias.

Les dejamos la presentación que armamos.
¡Informaremos de esta nueva aventura!

Dinamizando la reunión abierta sobre “Políticas públicas para la cultura colaborativa” en el Encuentro Comunes.

Además de participar en la mesa sobre “Ciudades Comunes“, también ayudamos en el Encuentro Comunes dinamizando la reunión abierta “Políticas públicas para la cultura colaborativa” el viernes 6 de Mayo de 2016. Unas 15 personas de experiencias diversas pero con el mismo objetivo: unas prácticas culturales comunes y cada vez más fuertes.

 

La propuesta para el desarrollo de la reunión:
Para una definición y diálogo colectivo sobre las Políticas Públicas para la cultura colaborativa se proponía partir de algunos de los puntos de encuentro/acuerdos que fueron surgiendo entre las diversas iniciativas y organizaciones durante las diferentes instancias del Encuentro Comunes. Se buscaba avanzar a través de algunas preguntas recurrentes que también se fueron manifestando durante las charlas, debates y reuniones del mismo. A partir de estos ejes, se trabajó en grupos más reducidos para luego hacer una puesta en común.

 
Puntos de encuentro/acuerdos propuestos para empezar desde ahí el diálogo:
-La urgencia del cambio de modelo hacia estructuras más horizontales, descentralizadas, distribuídas.
-La necesidad de que las instituciones sean más porosas permeables, transparentes, incluyentes.
-El surgimiento de otros modelos relacionales y económicos, nuevas formas de organización, producción, distribución y consumo de bienes comunes. Y el reconocimiento general que nuestras prácticas y experiencias se enmarcan en estos nuevos modelos.
-Nuestra implicación como ciudadanía, como agente proactivo en la construcción de lo público y de lo común y en las políticas públicas que gestionan lo común. Entendiendo que lo público y lo común no solo le corresponde al Estado sino a todos.

 
Las preguntas que surgieron durante el encuentro:
¿Qué somos?
Durante el encuentro surgieron diferentes definiciones que comprenderían nuestras prácticas y organizaciones: iniciativas de la economía colaborativa, iniciativas de la cultura libre, iniciativas de la economía colaborativa, iniciativas de la cultura libre, iniciativas del procomún, iniciativas del biencomún, iniciativas de la economía del conocimiento,  iniciativas de la economía creativa… En honor al encuentro que nos acoge vamos a llamarlas (llamarnos) “iniciativas de los comunes“.

Entonces, si nos entendemos todos bajo ese gran paraguas del procomún, quizás podemos definir colectivamente cuales son nuestras necesidades. Además de reconocer la potencialidad de un espacio de encuentro como Comunes y pensar cómo seguir encontrándonos para definir cuáles son nuestras necesidades a corto, mediano y largo plazo.

 

Estas son las preguntas que surgieron durante el Encuentro Comunes:

  • ¿cómo visibilizamos lo que estamos haciendo?
  • ¿cómo nos articulamos para sumar fuerzas?
  • ¿cómo mejoramos nuestros procesos organizacionales de dentro hacia afuera y de afuera hacia adentro?
  • ¿cómo sistematizamos nuestros conocimientos, experiencias, aprendizajes para seguir compartiéndolos y seguir fortaleciéndonos?
  • ¿cómo podemos articularnos entre nosotros para compartir recursos tangibles e intangibles, entendiendo los “recursos” no sólo como los monetarios sino también espacios, experiencias, tiempo, contactos, equipamientos, redes, valores, etc…?
  • ¿cómo articulamos con las instituciones públicas para conseguir lo que necesitamos?
  • ¿cómo articulamos con las instituciones privadas para conseguir lo que necesitamos?
  • en definitiva, la pregunta que más surgió durante el Encuentro: ¿cómo conseguimos que las iniciativas de los comunes sean sustentables?

 

***

 

Metodología para la charla en grupos:
Desde este panorama compartido, se plantearon diferentes ejes/tarjetas para su discusión en grupos reducidos. Cada grupo eligió una o dos tarjetas que dieron pie a la conversación:

  • Visibilización y promoción de las iniciativas.
  • Procesos organizacionales de dentro hacia afuera y de afuera hacia adentro.
  • Articulación de recursos tangibles e intangibles entre iniciativas.
  • Articulación con instituciones públicas y privadas.
  • Sistematización del conocimiento, experiencias y aprendizajes en las organizaciones del procomún.

 

tarjetas reunion pols publicas

 

***

El primer grupo tabajó sobre los siguientes temas:

– Visibilidad y promoción de proyectos.
– Sistematización del conocimiento, experiencias y aprendizajes en las organizaciones del procomún.

 

En cuanto a la visibilidad y promoción de proyectos de los comunes en este grupo se habló sobre la dificultad de llegar a muchas personas con este tipo de propuestas alternativas y se preguntaron la pertinencia de llegar o no a muchas personas. También sobre la escalabilidad de los proyectos y de que la mayoría de los proyectos de éxito comienzan con grupos pequeños y que sistematizan su conocimiento y prácticas y luego consiguen abrirlo y sumar aportes de otros, expandiéndolos.

Algunos extractos de la conversación que compartieron las personas que trabajaron en este grupo:
“Existe una dificultad para que proyectos colaborativos y otras alternativas posibles lleguen a una gran cantidad de personas. Incluso la educación formal no favorece este tipo de alternativas, así que tenemos que crearlas y luego definirlas para favorecer el acceso de las mismas y así más personas lleguen a su conocimiento y más gente pueda interesarse y pueda sumarse y dar un aporte.
 
El tema demográfico es un factor importante. Porque hay muchos ejemplos en los que las organizaciones que son casos de éxito son grupos más reducidos de personas donde en su propia práctica pueden hacer una recapitulación de cuáles son las fases por las que pasaron y de esa manera, sistematizando el conocimiento de la experiencia concreta que tuvieron y a lo largo del  tiempo, después tratar de escalar esa experiencia a más cantidad de personas que se puedan ir incluyendo, conociendo ya ese ejemplo de éxito.
Conociendo por el éxito de que existe la alternativa, sino también confiando en que es posible sumar el aporte de uno a algo así ya que de hecho da resultados”.

“La tecnología es un instrumento que facilita este proceso de transmisión e inspiración de pocos a muchos”.

“También nos planteábamos si el llegar a muchas personas o no es importante para que tenga éxito o no una economía colaborativa”.

“En el grupo, también se destacó la plataforma de “GoPacifia” donde el tiempo es la moneda. En esta plataforma se puede ofrecer x tiempo de nuestro conocimiento y luego adquerimos ese mismo tiempo de crédito para conseguir otro conocimiento. El tiempo pasa a ser una manera de intercambio. Socializar el tiempo.

Esto nos derivó a hablar sobre los hábitos. Estos son conocimientos que van más hacia lo práctico y no tanto hacia lo teórico, hacia la proliferación y no hacia la teorización. Entonces, ¿cómo nosotros podemos generar esos cambios de hábitos en la forma de consumir y de pensar el dinero? No pensar que el dinero es igual a economía, sino también pensar en el ambiente y la felicidad de la gente como economía”.

“¿Hasta dónde hay una visión pesimista en cuanto a la escalabilidad de estas prácticas? Sea más catastrófico o no el futuro que nos espera, de alguna manera la demografía es un factor importante en cuanto a la cantidad de gente que está implicada en una de estas actividades y las que no y parece que podrían incorporarse comunitariamente a niveles más pequeños. Se podrían tomar ejemplos en experiencias de éxito para expandirlos”.

En relación a la sistematización del conocimiento en este grupo se habló de la necesidad de asumir dicha práctica desde un planteamiento ideológico, ofrecer el conocimiento de nuestras experiencias para inspirar y generar la masa crítica necesaria para ese cambio de paradigma para el que todos estamos trabajando. También apuntaron que debido al caracter reciente de estas prácticas de sistematización, se da la falta de experiencia en las mismas. Por último añadieron la necesidad de acercar y traducir las experiencias también a través de los nuevos formatos y lenguajes comunicacionales para tansmitir el conocimiento ampliamente.

Algunos extractos de la conversación que compartieron las personas que trabajaron alrededor de esta temática:

“Todos los que estamos trabajando a través de herramientas colaborativas, estamos trabajando desde el campo de la experimentación ya que son cosas que no estan muy teorizadas. Si lo estuvieran sería más fácil transmitirlas, pero lo que vemos es que esas experiencias sistematizan el conocimiento sin ninguna experiencia previa”.

“También entender que cada uno de los proyectos en los que estamos involucrados no los tenemos que pensar como un proyecto personal sino como una experiencia o parte de un movimiento. Si tenemos en cuenta eso, la sistematización que permite ofrecer ese conocimiento a otros es una actitud ideológica y militante y hay que hacerse el tiempo dentro de nuestra nutrida agenda. Si entendemos la necesidad de un cambio de paradigma y estamos trabajando en nuestra propia vida para favorecer ese cambio de paradigma hay que contemplar también que, más allá de nuestro proyecto personal, tenemos que sistematizar ese conocimiento para inspirar y ofrecerlo a otros. Sin ese componente político de ofrecérselo a los otros, nunca vamos a lograr ese cambio de paradigma para el que se requiere una masa crítica de acciones y personas”.

Como ejemplo se habla del caso de Democracia en Red: “lo que hacemos es tomar todos los casos de ley que hay en la Ciudad de Buenos Aires y los simplificamos y contamos de manera accesible para todos. Parte de sistematizar y visibilizar el conocimiento es generar la capacidad de traducción en distintos niveles, formatos y lenguajes como videos, wikis, audios, manuales…”.

Continúa otro integrante del grupo: “Además, se puede llegar mejor al otro cuando conoces mejor al otro. Cuando sabes cuales son sus conocimientos previos, sus necesidades, también puedes llegar a hacer una mejor traducción”.

 
 

***

El segundo grupo trabajó sobre el eje: Articulación de recursos tangibles e intangibles

 

Este grupo comentó sus reflexiones alrededor de los recursos intangibles como son las comunidades y redes y también la colaboración como herramientas para seguir generando más recursos. Se habló sobre la importancia de la valoración de los recursos intangibles para el éxito de las políticas públicas. También expusieron la discusión de si Wikipedia es un recurso tangible o intangible, su funcionamiento y cómo se transmite el conocimiento a través de esta plataforma.

Algunos extractos de la conversación que compartieron las personas que trabajaron alrededor de esta temática:

“Primero discutimos cuáles eran para nosotros los recursos tangibles y cuales los intangibles, en nuestros espacios y territorios y pensándolos a través de nuestras experiencias.
Hablamos de recursos tangibles en cuanto a los económicos y el recurso humano en cuanto a los cuerpos para sostener las iniciativas, proyectos, experiencias y los recursos materiales. En cuanto a lo intangible, todo lo que se pueda generar, lo que está detrás de lo tangible, como pueden ser las comunidades, las redes (que también estoy de acuerdo en que no todas las redes son horizontales). También los valores simbólicos que dan lugar a lo intangible.
En cuanto a los recursos intangibles nos llevó a pensar en los resultados y efectos de la política pública. Sobre todo pensando el rol del Estado cuando se desarrolla un proyecto o programa, sus impactos, inclusive cuando ese programa ya no está y se da de baja, ya que suele pasar…”.

“La red como herramienta, como recurso. Pensar las herramientas para construir espacios colaborativos y que también la colaboración es una herramienta para seguir generándolos”.

“También discutimos si Wikipedia es un tangible o un intangible, discusión en la que podríamos seguir profundizando ya que no es algo que cerramos, ni creo que se cierre tampoco. También en cómo se construye el conocimiento en Wikipedia, el rol de los voluntarios en Wikipedia que son quienes editan, más allá de quienes trabajamos para la organización. Y también que no es del todo horizontal: el rol de los voluntarios, las relaciones de los voluntarios y las temáticas que se abordan en Wikipedia, son temáticas que generan determinados conflictos en esa plataforma dando cuenta de procesos sociales, históricos, políticos y discusiones que se mantienen vivas en ese lugar”.

“También hablamos sobre la interpelación con las instituciones gubernamentales, siempre estamos en un tire y afloje, cuando supuestamente estás queriendo mejorar algo y muchas veces quien te tiene que escuchar o financiar es el Estado. Entonces se queda uno a medio camino entre criticar y construir y tratar de solucionar pero a la vez sin allanar el problema y que eso impacta también en la sustentabilidad como organización. Si vos criticás mucho al que te da de comer, eventualmente te va a dejar de dar de comer”.

“Son igual de importantes los recursos tangibles humanos y económicos, como los intangibles, como haber creado una comunidad como en el caso de Wikipedia, o también el dejar valores o enseñanzas: por más que sean más difíciles de cuantificar, cuentan. Si no se tiene en cuenta el componente intangible en un proyecto o programa de política pública no puede ser considerado exitoso”.

 

***

En el tercer grupo se  trabajó sobre el eje: Articulación con las Instituciones públicas y privadas

 

Este grupo expuso la frecuente resistencia de las iniciativas colaborativas a trabajar con el sector privado. Se habló sobre la necesidad de incorporar o abrir el diálogo con el sector privado a las dinámicas y propuestas de las iniciativas de los comunes. También se habló sobre la articulación para trabajar conjuntamente entre los diferentes espacios y proyectos y no cada uno por separado, del fortalecimiento en la unión, en lugar de la competencia. Otros exponentes hablaron sobre la inserción de las iniciativas de la economía colaborativa en el mercado, de trabajar y vivir de lo que hacemos. Trabajar en los dos mercados sin victimización.

Algunos extractos de lo compartido:
“Se plantearon las diferentes luchas de poder, en relación con lo privado, la falta de diálogo con este sector, o de trabajo de manera conjunta con el mismo. También que cada uno está por su lado. Que muchas veces buscamos conseguir fondos cada uno por su cuenta para conseguir cosas similares, cuando en realidad quizás podrían hacerse de manera conjunta. La articulación entre iniciativas ciudadanas para conjuntamente aparecer en el mapa. La búsqueda del espacio para la articulación, esa mediación entre lo offline y lo online. Una articulación entre organizaciones que en las ciudades grandes está mediada por lo online, mientras que en las ciudades chicas el cara a cara y lo presencial son necesarios para que las cosas pasen”.

“Hay falta de diálogo y miedo a trabajar con el auspicio del sector privado o de la mano de un logo o institución que te pueda servir para potenciar y hacer atractiva una propuesta. Muchas ideas que surgen desde lo colaboratvo y que no son visibles quizás pueden llegarse a potenciar desde otros espacios que no son los colaborativos”.

“Hay que insertarte en el mercado, intentar ofrecer retornos claros, paquetizar tu trabajo, profesionalizarte, formalizarte. Muchas veces vemos como una renuncia o una bajada de pantalones que te estás asimilando al neoliberalismo y tal…, pero que al final es como todo lo contrario: todos tenemos unas ideas y el reto es cómo vivir de ello y yo necesito poder vivir de ello y también articularme con los demás.
Nosotros tenemos bastante relación con las administraciones y ellas también necesitan algo más claro, porque entienden que hay un ecosistema informal, emergente, innovador, lo valoran y están dispuestas a colaborar con él, pero al final necesitan algunas mínimas pautas para poderse relacionar con este ecosistema emergente. Necesitan un interlocutor, necesitan una pequeña forma jurídica para poder hacer un convenio de colaboración o hacer una pequeña subvención. Yo intento romper ese victimismo, como “la institución pública no me hace ni caso”: quitémonos prejuicios, dejemos de ser tan víctimas e intentemos vender lo que hacemos y por lo que trabajamos y si estamos aquí y lo entendemos, la administración y la empresa no es diferente a nosotros. Y si está aqui sentada lo va a ver y hay formas de llegar a eso. Es importante hacer una autocrítica para enfrentarnos a eso y poder insertarnos”.

“En cuanto al diálogo, falta mucho diálgo entre instituciones e interinstituciones para poder coordinar y hacer y aprovechar la sinergia que tienen desde el lugar donde están operando. Organizaciones que no se miran por cuestiones de ego de unas con otras, o porque no conocen lo que hacen. Luego pasa que hay una que tiene más relación con el gobierno y saca más provecho de eso o de alguna empresa. Otras que son más introvertidas, no buscan ese financiamiento y por lo que hacen igualmente podrían tener un montón de exposición. Lo que falta es coordinación de un montón de cuestiones que nos ayudarían a sacar más provecho”.

Asociar a la crisis los sistemas alternativos de financiamiento significa olvidarse de todo lo que estamos haciendo y decimos que lo que no estamos haciendo, en gran parte, es porque no tenemos plata. La solución no solo está en usar monedas sociales sino también en ver qué tipo de intercambios podemos hacer con productos, servicios, horas de trabajo, etc.
Tenemos el ejemplo de Fora de Eixo en Brasil que transforma horas de trabajo en un sistema de vida… Igualmente trabajan en los dos mercados sin ninguna culpa, sin victimización.
Hablamos de que algunas organizaciones no entran en sinergia con lo privado porqué no les interesa entrar en las condiciones de competencia de un sistema donde prima la escacez de recursos. La única moneda que no es escasa es la moneda que creamos nosotros“.

 

reunion pols publicas

 

CIERRE y puesta en común:

Después de poner en común todo lo trabajado en cada grupo retomamos un par de cuestiones a forma de cierre:

En un momento de la conversación surgió si todo esto nos lleva a pensarnos como movimiento, (llamémoslo movimiento de los comunes) o no. ¿Entonces, nos reconocemos como un movimiento?

 

Estas son algunas de lass intervenciones que surgieron alrededor de esto y a modo de conclusión:

“Todo esto es una disputa política, en última instancia, pensar nuevas formas de economía, nuevas formas de relacionarse, nuevas dinámicas; no en el sentido de la política partidaria de Buenos Aries, Argentina, Mercosur, sino que es una disputa política cultural. Esto implica modificar la inercia en la que estamos y plantear una nueva. La inercia en términos físicos puede ser negativa o positiva, que va hacia adelante y uno tiene que frenarla o es algo frenado que uno tiene que empujar. Tomar conciencia de una manera colectiva que si queremos cambiar hay que ponerle mucha fuerza al comienzo pero que luego va a girar en una rueda dinámica”.

“La base de todo eso es que uno pueda sentirse parte de algo más grande que uno, en el que uno se sienta representado y uno confíe en eso, de manera que pueda espontáneamente colaborar. Eso es lo que nos lleva a generar alternativas por que no las encontramos. Quizás esten de acuerdo o no, pero creo que lo buscamos es sentirnos parte de grupos que nos representen más, sentirnos más involucrados con personas con las cuales llevar adelante ese tipo de compromiso”.

“A mí me parece que esto de la idea de movimiento queda en lo teórico, que todos tenemos una idea de un paradigma por cambiar y que vamos a cometer los mismos errores que han cometido otros movimientos. A mi perece interesante retomar más la idea de lo independiente, no victimizarse y no permitir esa sinergia. Todos estamos mirando para el mismo lado“.

 

“Hoy en día con la multidireccionalidad de la información y la facilidad de estar todos conectados, todos buscamos referentes también en otros lugares, donde no importa su georeferenciación sino que buscamos comunidades por temáticas y afinidad, quizás buscamos referencias en otros lugares donde los movimientos por el bien común ya han pasado por otros procesos y experiencias; pero que también es necesario articular hacia dentro, en lo local y nacional para seguir creciendo“.

 

“Ciudades Comunes” y participativas en el Encuentro Comunes.

Hace unas semanas participamos de Comunes, el Encuentro Internacional de Economías Colaborativas y Cultura Libre que se realizó en Buenos Aires, con sedes en el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini y en el Club Cultural Matienzo. Fueron varios días de conocer y devirtualizar a gente que admiramos, enredarnos y compartir opiniones y experiencias sobre estos temas emergentes.

Presentamos el proceso de Todas tus Ideas en la mesa “Ciudades Comunes” junto a experiencias como el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini o la Associação Cultural Vila Flores. Además, moderamos la reunión abierta “Políticas públicas para la cultura libre y colaborativa”.

Viniendo de General Roca – Fiske Menuco, una ciudad mediana del norte de la Patagonia, y compartiendo la mesa con experiencias de grandes metrópolis como Caracas, Sao Paulo o Buenos Aires, creímos interesante aportar una mirada sobre estos temas desde las ciudades secundarias o “periféricas”.

Hoy en día, mucha de la ciudadanía es global y está conectada e informada; las instituciones, en cambio, son anticuadas, verticalistas, unidireccionales… Primer punto de fricción y de doble velocidad.
Esto abre la posibilidad de que sea la ciudadanía quien, informada y conectada globalmente y con un amplio catálogo de buenas prácticas (y también de errores) de otros contextos, pueda “ocupar” y practicar los espacios de la participación, la horizontalidad, la colaboración…

El contacto local y las “instituciones anticuadas” nos dan la posibilidad de introducir otros temas en la esfera pública: éstos temas bottom-up. También da la posibilidad de tener un mayor impacto local!
Creemos que hay un gran potencial ahí, fuera de las ciudades más globales que están experimentando con temas referidos a la colaboración en contraposición a las grandes políticas top-down relacionadas con, por ejemplo, las llamadas smart cities. En cambio, en las ciudades “periféricas” existe la posibilidad de ocupar esos espacios, de avanzar en esos temas, de mostrar a un público cada vez mayor que existen otras maneras de entender la ciudad, la cultura, la política…

 

debate ciudades comunes

 

Que no nos marquen la agenda“, dijo Gorenflo el día de la inauguración. En las ciudades intermedias todavía es posible marcar la agenda e introducir estos temas con gran impacto. Una ventana de oportunidad para intervenir en el sistema.

Al día siguiente dinamizamos otra actividad (Políticas públicas para la cultura libre y colaborativa) en el Matienzo, pero eso…, eso merece otro post… :)

FACTTIC nos entrevista, previa al Encuentro Comunes

En los próximos días estaremos viajando a Buenos Aires a participar del Encuentro Comunes. Estamos invitados a la mesa “Ciudades Comunes” y además moderaremos la reunión abierta “Políticas públicas para la cultura libre y colaborativa”.

El Encuentro Comunes busca la interrelación emergente entre economía colaborativa, cultura en red, comunes y modelos distribuídos desde la sociedad.

Dicen:

Nuevos modelos de intercambio y tecnologías abren el juego y nos invitan a repensar cómo nos comunicamos, cómo aprendemos y cómo compartimos recursos de todo tipo. Siguiendo el modelo de producción del software libre, se generan formas de creación entre pares que proponen nuevos roles participativos. En ese horizonte cobra fuerza la idea de los comunes y del procomún, la riqueza compartida con independencia del mercado y del estado.

En el Encuentro Comunes presentaremos la experiencia de Todas tus Ideas y del proyecto desbordes, los procesos, las valoraciones, los retornos, los aciertos y errores y su futuro.

Aquí les dejamos una entrevista que nos hicieron desde la FACTTIC (Federación Argentina de Cooperativas de Trabajo de Tecnologías, Innovación y Conocimiento) donde hablamos un poco más sobre ciudadanía, cultura en red y valores 2.0.

El proyecto Enjambre se enfoca en el trabajo conjunto con la comunidad y en la generación de contenidos sociales y culturales transversales e innovadores.
A través de re-pensar el espacio público como lugar de encuentro y de producción común, este laboratorio busca aplicar metodologías creativas que activen la participación ciudadana. En ese sentido, las nuevas prácticas de generación y difusión de conocimiento, las formas de organización sociopolítica bottom-up, los experimentos de gestión ciudadana de lo común o los nuevos formatos de creación, colaboración y producción cultural, actúan como ejes disparadores.

Ingrid Quiroga y Mariano Martino, integrantes de Enjambre, dialogó con Facttic sobre la historia, actualidad y objetivos del proyecto,el papel que la tecnología juega dentro de este espacio y la participación en Comunes (Encuentro Internacional de Economías Colaborativas), que se realizará entre el 4 y 7 de mayo, en en el Centro Cultural de la Cooperación y el Club Cultural Matienzo (http://encuentrocomunes.com).

– ¿Qué papel les parece que juega la tecnología en la construcción de ciudadanía y en la articulación de proyectos de trabajo en red dentro de una comunidad?
– Creemos que la construcción de ciudadanía se da cuando se posibilitan espacios en los que los ciudadanos pueden proponer, reflexionar, construir, decidir conjuntamente qué quieren hacer con su comunidad.
El rol de la tecnología en la construcción de ciudadanía nos parece fundamental, no solo por las múltiples posibilidades que una herramienta como Internet da para el acceso y el intercambio de conocimiento y de información, sino también por las posibilidades que da de contar tu propia realidad, de ser una voz más aportando y construyendo. Si hablamos de trabajo en red, las herramientas y plataformas tecnológicas posibilitan el aporte y la construcción conjunta. Igualmente en lo comunitario y en lo colaborativo, lo que refuerza y da crecimiento es lo presencial. Las plataformas o herramientas tecnológicas siempre serán facilitadoras, siempre ampliarán las posibilidades de participación, pero creemos que son complementarias a procesos y momentos de encuentro, de ponerle el cuerpo al territorio. Por eso en nuestros proyectos siempre buscamos un enfoque híbrido entre lo online y lo offline, entre las tecnologías digitales y la presencia en el territorio. Lo tecnológico casi como una herramienta al servicio de inquietudes sociales, ambientales, políticas, culturales… Entonces, más allá de la tecnología, lo que nos interesa son esos valores horizontales que vienen dados con esas tecnologías. O mejor aún, lo que realmente nos interesa es la apropiación de la ciudadanía de la tecnología para debatir, para hacer, para proponer, para generar conjuntamente. Y creemos que ahí es donde la tecnología aporta en la construcción de ciudadanía.

– ¿Qué nos pueden contar sobre la experiencia de Colaboratorio y qué potencialidades pudieron registrar sobre las posibilidades de trabajar en red proyectos culturales o de otro tipo?
– La experiencia del Colaboratorio se dio en los principios de Enjambre, años atrás. Propusimos una jornada para que diversos profesionales independientes que trabajan normalmente solos en sus estudios y casas tomaran el espacio público y trabajaran un día en conjunto, con otros, buscando nuevos cruces y posibles puntos de encuentro. Allí conocimos gente de muy diversos ámbitos y también instituciones con las que hoy en día seguimos generando proyectos.
El Colaboratorio inauguró un grupo con el que continuamos reflexionando sobre el uso del espacio público en nuestra ciudad y de la necesidades de espacios de participación para la implicación ciudadana en el mismo. Es así como comenzó Todas tus Ideas (http://todastusideas.com.ar ) un concurso de ideas ciudadanas que conseguimos articular con la ayuda de docenas de personas, varias instituciones, organizaciones barriales, espacios culturales, escuelas, universidades y bibliotecas de General Roca.
 


 

– ¿Cómo nace la idea de llevar adelante el Proyecto Desbordes y qué repercusión tiene?
– Desbordes (http://desbordes.enjambre.cc) nace de la necesidad de identificar pares, de generar vínculos y redes. La región del Alto Valle se conforma por varias ciudades medianas bastante cercanas, generando un “conglomerado urbano” de unos 600.000 habitantes. Pero muchas veces estamos desconectados entre nosotros. Y las conexiones que hay se dan básicamente por disciplinas. Con Desbordes queríamos romper con eso, buscar unos encuentros más transversales a partir de las prácticas colaborativas que las diferentes iniciativas de la zona usamos. Así que Desbordes propuso y realizó un mapeo de la cultura abierta de la región, a la par que se hacían encuentros locales en cuatro ciudades y una serie de entrevistas para conocer más en profundidad el trabajo de algunos agentes. Al trabajar desde un enfoque que superaba las “disciplinas”, se dieron cruces nuevos, y cada grupo de asistentes a los cuatro encuentros de desbordes pudo reconocer y conocer proyectos y personas que eran cercanos y que aún no se conocían (¡inclusive en la misma ciudad!). El enfoque transversal fue el que permitió esas otras mezclas, una mesa conformada no por “ámbitos y disciplinas”, sino por los cómo, por formas de hacer, por formas de abordar temas comunes, por ese interés por pensar otros cruces entre cultura y colaboración. Creemos que ahí está la riqueza. Y todos quedamos enganchados, así que estamos pensando en cómo continuar los encuentros a nivel regional, cruzando pares que están en ciudades muy cercanas. Ya nos dimos cuenta de los recursos que tenemos, así que tenemos que seguir pensando en cómo usar esa cercanía para tender vínculos y afianzar nuestros proyectos.

– A la hora de pensar Enjambre, ¿qué otras experiencias nacionales e internacionales sirvieron como referencia?
– City Mine(d) podría ser una de nuestras referencias principales a nivel internacional. Trabajamos en este colectivo durante varios años en Barcelona: al tener sedes en Bruselas y Londres, de ahí percibimos la necesidad de vincular diferentes realidades, diferentes disciplinas y diferentes prácticas. Y eso se nos metió en el ADN, el virus de la transversalidad.
A nivel de referencias, podríamos hablar de un mix entre la diversidad del movimiento open, desde el movimiento autogestivo de Centros Sociales y culturales ocupados en España, pasando por colectivos que trabajan alrededor de la Cultura Libre allá y acá y diversas iniciativas de innovación ciudadana que buscan transformar e incidir en lo local conectándolo con lo global. En España, nos gusta mucho el enfoque teórico y también práctico que aporta Colaborabora. También La Casa Invisible de Málaga o Transductores. Y en América Latina está bueno el abordaje territorial que hace ArquitecturaExpandida en Colombia, la experiencia de gestión de Fora do Eixo en Brasil, el proyecto de FLOK Society en Ecuador y su voluntad de vertebrar este pensamiento open en políticas públicas, la apuesta de Ártica con su Centro Cultural online o el MediaLab UIO en Ecuador… También la aproximación territorial de Ciudad Emergente en Chile y en Argentina el laburo de Iconoclasistas o CompartiendoCapital. Este mix explosivo nos sirve como referencia.

– ¿Qué expectativas tienen sobre la participación de Enjambre en el Encuentro Comunes?
– Vincularnos con otros colectivos que son referencias para nosotros. Reconocer los recursos que tenemos entre todos. Y aportar al pensamiento sobre cómo hacer que ese intercambio de conocimientos y recursos genere redes más estables de colaboración. Revisar puntos en común, buscar complementariedades, valorar acciones…
También siempre está la búsqueda de inspiración! Disfrutar de conocer experiencias tan interesantes de primera mano, escuchar posicionamientos y posturas de gente que sabemos que está en esto desde hace tiempo y por supuesto tomar fuerzas y encontrar pares para seguir el camino.

La entrevista está en http://www.facttic.org.ar/noticias/por-la-apropiaci-n-ciudadana-de-la-tecnolog