¡El proyecto de la Plataforma desbordes, ganador del Concurso de Innovación Cultural!

Estos últimos días hemos recibido una noticia especial, de esas que dan impulso para seguir desarrollando proyectos en el ámbito de la cultura libre y las prácticas colaborativas en la zona. ¡El proyecto de la plataforma desbordes ha resultado ganador del I° Concurso Nacional de Innovación Cultural desde el Ministerio de Cultura de Nación!

El proyecto presentado era el desarrollo de una plataforma colaborativa hecha por y para los agentes culturales del Alto Valle de Río Negro y Neuquén. Una herramienta para visibilizar la diversidad de la oferta cultural y para reforzar los vínculos y el intercambio entre las inicitivas culturales de la zona que están trabajando colaborativamente y en red. La plataforma constaría de una agenda cultural, un directorio de profesionales y servicios y un tablón de oferta y demanda de recursos.

El proyecto busca actuar como una plataforma regional para la transferencia de conocimientos y recursos, apostando por nuevos modelos de gestión y difusión de bienes y servicios culturales. Esta plataforma se compone de dos grandes bloques de información y contenidos que se complementan: a) un espacio interno de vinculación y fortalecimiento para la comunidad cultural de la región que está experimentando con nuevas formas de crear, distribuir y difundir su producción cultural; b) un espacio de difusión y comunicación externo, hacia la población en general, para una conexión más eficaz de estas iniciativas con sus públicos, a la vez que permita un contacto directo entre éstas con voluntarios e instituciones locales.

El proyecto constaría de 3 etapas: en un principio, se compone de encuentros en las diferentes ciudades para el diseño y planificación colectiva de la plataforma, a fin de priorizar las necesidades concretas de la red.
Luego, el desarrollo web de la plataforma.
Por último, el armado de una estrategia de comunicación donde se incida en la vinculación de las iniciativas culturales y sociales con nuevos públicos a través de dinámicas de detección y activación de las comunidades de cada uno de los proyectos.
 

diploma innov cultural

 

La metodología del Concurso es bastante peculiar, ya que consiste en “incubar” el proyecto en una de las cuatro Universidades Nacionales que participan del proceso (la de Córdoba, la del Litoral, la de Lanús o la del Centro). El premio es de $200.000 pero va directo a la Universidad, que lo gasta de acuerdo a las necesidades que vayan surgiendo en el proyecto. Como siempre en estos premios, 0% del dinero va en concepto de honorarios, así que, como siempre, hay que hacer malabares…

El proceso de incubación consiste en 6 viajes a la Universidad del Litoral en Santa Fé, donde interactuaremos con la gente de Expresiva, la incubadora de la UNL. En esos seis meses debemos tener un “mínimo producto viable” y un “prototipo” a partir del cual se puedan conseguir otros “inversores”. Veremos cómo es la relación entre el mundo de las incubadoras (generalmente acostumbradas a tratar con proyectos de base tecnológica, pero no tanto con proyectos culturales/museísticos/artísticos…) y los proyectos seleccionados en este Concurso, muchos de los cuales no tiene un fin económico como objetivo primario (sin ir más lejos, la misma plataforma desbordes). ¿Es posible aplicar las metodologías y discurso start-up en un proyecto cultural? ¿Cuáles son las metodologías, los tiempos, las necesidades que son específicas del sector cultural-creativo? ¿Cómo pasar de un paradigma y metodologías one-size-fits-all, con “estaciones” que hay que ir superando (el canvas, el tablero de transacciones, la obsesión por la identificación del “cliente”, el elevator-pitch…) a otro más personalizado y slow, más basado en los procesos, en la gestión interna de los grupos, en las comunidades culturales, en los retornos sociales? Es éste un tema que nos apasiona y que ahora mismo estamos indagando desde la práctica en Puertas Abiertas, el vivero de proyectos culturales que estamos llevando adelante en el IUPA.

Veremos cómo se desarrolla: comenzamos en diciembre y seguimos en febrero del año que viene.
Santa Fé, alla vamos!