Además de participar en la mesa sobre “Ciudades Comunes“, también ayudamos en el Encuentro Comunes dinamizando la reunión abierta “Políticas públicas para la cultura colaborativa” el viernes 6 de Mayo de 2016. Unas 15 personas de experiencias diversas pero con el mismo objetivo: unas prácticas culturales comunes y cada vez más fuertes.

 

La propuesta para el desarrollo de la reunión:
Para una definición y diálogo colectivo sobre las Políticas Públicas para la cultura colaborativa se proponía partir de algunos de los puntos de encuentro/acuerdos que fueron surgiendo entre las diversas iniciativas y organizaciones durante las diferentes instancias del Encuentro Comunes. Se buscaba avanzar a través de algunas preguntas recurrentes que también se fueron manifestando durante las charlas, debates y reuniones del mismo. A partir de estos ejes, se trabajó en grupos más reducidos para luego hacer una puesta en común.

 
Puntos de encuentro/acuerdos propuestos para empezar desde ahí el diálogo:
-La urgencia del cambio de modelo hacia estructuras más horizontales, descentralizadas, distribuídas.
-La necesidad de que las instituciones sean más porosas permeables, transparentes, incluyentes.
-El surgimiento de otros modelos relacionales y económicos, nuevas formas de organización, producción, distribución y consumo de bienes comunes. Y el reconocimiento general que nuestras prácticas y experiencias se enmarcan en estos nuevos modelos.
-Nuestra implicación como ciudadanía, como agente proactivo en la construcción de lo público y de lo común y en las políticas públicas que gestionan lo común. Entendiendo que lo público y lo común no solo le corresponde al Estado sino a todos.

 
Las preguntas que surgieron durante el encuentro:
¿Qué somos?
Durante el encuentro surgieron diferentes definiciones que comprenderían nuestras prácticas y organizaciones: iniciativas de la economía colaborativa, iniciativas de la cultura libre, iniciativas de la economía colaborativa, iniciativas de la cultura libre, iniciativas del procomún, iniciativas del biencomún, iniciativas de la economía del conocimiento,  iniciativas de la economía creativa… En honor al encuentro que nos acoge vamos a llamarlas (llamarnos) “iniciativas de los comunes“.

Entonces, si nos entendemos todos bajo ese gran paraguas del procomún, quizás podemos definir colectivamente cuales son nuestras necesidades. Además de reconocer la potencialidad de un espacio de encuentro como Comunes y pensar cómo seguir encontrándonos para definir cuáles son nuestras necesidades a corto, mediano y largo plazo.

 

Estas son las preguntas que surgieron durante el Encuentro Comunes:

  • ¿cómo visibilizamos lo que estamos haciendo?
  • ¿cómo nos articulamos para sumar fuerzas?
  • ¿cómo mejoramos nuestros procesos organizacionales de dentro hacia afuera y de afuera hacia adentro?
  • ¿cómo sistematizamos nuestros conocimientos, experiencias, aprendizajes para seguir compartiéndolos y seguir fortaleciéndonos?
  • ¿cómo podemos articularnos entre nosotros para compartir recursos tangibles e intangibles, entendiendo los “recursos” no sólo como los monetarios sino también espacios, experiencias, tiempo, contactos, equipamientos, redes, valores, etc…?
  • ¿cómo articulamos con las instituciones públicas para conseguir lo que necesitamos?
  • ¿cómo articulamos con las instituciones privadas para conseguir lo que necesitamos?
  • en definitiva, la pregunta que más surgió durante el Encuentro: ¿cómo conseguimos que las iniciativas de los comunes sean sustentables?

 

***

 

Metodología para la charla en grupos:
Desde este panorama compartido, se plantearon diferentes ejes/tarjetas para su discusión en grupos reducidos. Cada grupo eligió una o dos tarjetas que dieron pie a la conversación:

  • Visibilización y promoción de las iniciativas.
  • Procesos organizacionales de dentro hacia afuera y de afuera hacia adentro.
  • Articulación de recursos tangibles e intangibles entre iniciativas.
  • Articulación con instituciones públicas y privadas.
  • Sistematización del conocimiento, experiencias y aprendizajes en las organizaciones del procomún.

 

tarjetas reunion pols publicas

 

***

El primer grupo tabajó sobre los siguientes temas:

– Visibilidad y promoción de proyectos.
– Sistematización del conocimiento, experiencias y aprendizajes en las organizaciones del procomún.

 

En cuanto a la visibilidad y promoción de proyectos de los comunes en este grupo se habló sobre la dificultad de llegar a muchas personas con este tipo de propuestas alternativas y se preguntaron la pertinencia de llegar o no a muchas personas. También sobre la escalabilidad de los proyectos y de que la mayoría de los proyectos de éxito comienzan con grupos pequeños y que sistematizan su conocimiento y prácticas y luego consiguen abrirlo y sumar aportes de otros, expandiéndolos.

Algunos extractos de la conversación que compartieron las personas que trabajaron en este grupo:
“Existe una dificultad para que proyectos colaborativos y otras alternativas posibles lleguen a una gran cantidad de personas. Incluso la educación formal no favorece este tipo de alternativas, así que tenemos que crearlas y luego definirlas para favorecer el acceso de las mismas y así más personas lleguen a su conocimiento y más gente pueda interesarse y pueda sumarse y dar un aporte.
 
El tema demográfico es un factor importante. Porque hay muchos ejemplos en los que las organizaciones que son casos de éxito son grupos más reducidos de personas donde en su propia práctica pueden hacer una recapitulación de cuáles son las fases por las que pasaron y de esa manera, sistematizando el conocimiento de la experiencia concreta que tuvieron y a lo largo del  tiempo, después tratar de escalar esa experiencia a más cantidad de personas que se puedan ir incluyendo, conociendo ya ese ejemplo de éxito.
Conociendo por el éxito de que existe la alternativa, sino también confiando en que es posible sumar el aporte de uno a algo así ya que de hecho da resultados”.

“La tecnología es un instrumento que facilita este proceso de transmisión e inspiración de pocos a muchos”.

“También nos planteábamos si el llegar a muchas personas o no es importante para que tenga éxito o no una economía colaborativa”.

“En el grupo, también se destacó la plataforma de “GoPacifia” donde el tiempo es la moneda. En esta plataforma se puede ofrecer x tiempo de nuestro conocimiento y luego adquerimos ese mismo tiempo de crédito para conseguir otro conocimiento. El tiempo pasa a ser una manera de intercambio. Socializar el tiempo.

Esto nos derivó a hablar sobre los hábitos. Estos son conocimientos que van más hacia lo práctico y no tanto hacia lo teórico, hacia la proliferación y no hacia la teorización. Entonces, ¿cómo nosotros podemos generar esos cambios de hábitos en la forma de consumir y de pensar el dinero? No pensar que el dinero es igual a economía, sino también pensar en el ambiente y la felicidad de la gente como economía”.

“¿Hasta dónde hay una visión pesimista en cuanto a la escalabilidad de estas prácticas? Sea más catastrófico o no el futuro que nos espera, de alguna manera la demografía es un factor importante en cuanto a la cantidad de gente que está implicada en una de estas actividades y las que no y parece que podrían incorporarse comunitariamente a niveles más pequeños. Se podrían tomar ejemplos en experiencias de éxito para expandirlos”.

En relación a la sistematización del conocimiento en este grupo se habló de la necesidad de asumir dicha práctica desde un planteamiento ideológico, ofrecer el conocimiento de nuestras experiencias para inspirar y generar la masa crítica necesaria para ese cambio de paradigma para el que todos estamos trabajando. También apuntaron que debido al caracter reciente de estas prácticas de sistematización, se da la falta de experiencia en las mismas. Por último añadieron la necesidad de acercar y traducir las experiencias también a través de los nuevos formatos y lenguajes comunicacionales para tansmitir el conocimiento ampliamente.

Algunos extractos de la conversación que compartieron las personas que trabajaron alrededor de esta temática:

“Todos los que estamos trabajando a través de herramientas colaborativas, estamos trabajando desde el campo de la experimentación ya que son cosas que no estan muy teorizadas. Si lo estuvieran sería más fácil transmitirlas, pero lo que vemos es que esas experiencias sistematizan el conocimiento sin ninguna experiencia previa”.

“También entender que cada uno de los proyectos en los que estamos involucrados no los tenemos que pensar como un proyecto personal sino como una experiencia o parte de un movimiento. Si tenemos en cuenta eso, la sistematización que permite ofrecer ese conocimiento a otros es una actitud ideológica y militante y hay que hacerse el tiempo dentro de nuestra nutrida agenda. Si entendemos la necesidad de un cambio de paradigma y estamos trabajando en nuestra propia vida para favorecer ese cambio de paradigma hay que contemplar también que, más allá de nuestro proyecto personal, tenemos que sistematizar ese conocimiento para inspirar y ofrecerlo a otros. Sin ese componente político de ofrecérselo a los otros, nunca vamos a lograr ese cambio de paradigma para el que se requiere una masa crítica de acciones y personas”.

Como ejemplo se habla del caso de Democracia en Red: “lo que hacemos es tomar todos los casos de ley que hay en la Ciudad de Buenos Aires y los simplificamos y contamos de manera accesible para todos. Parte de sistematizar y visibilizar el conocimiento es generar la capacidad de traducción en distintos niveles, formatos y lenguajes como videos, wikis, audios, manuales…”.

Continúa otro integrante del grupo: “Además, se puede llegar mejor al otro cuando conoces mejor al otro. Cuando sabes cuales son sus conocimientos previos, sus necesidades, también puedes llegar a hacer una mejor traducción”.

 
 

***

El segundo grupo trabajó sobre el eje: Articulación de recursos tangibles e intangibles

 

Este grupo comentó sus reflexiones alrededor de los recursos intangibles como son las comunidades y redes y también la colaboración como herramientas para seguir generando más recursos. Se habló sobre la importancia de la valoración de los recursos intangibles para el éxito de las políticas públicas. También expusieron la discusión de si Wikipedia es un recurso tangible o intangible, su funcionamiento y cómo se transmite el conocimiento a través de esta plataforma.

Algunos extractos de la conversación que compartieron las personas que trabajaron alrededor de esta temática:

“Primero discutimos cuáles eran para nosotros los recursos tangibles y cuales los intangibles, en nuestros espacios y territorios y pensándolos a través de nuestras experiencias.
Hablamos de recursos tangibles en cuanto a los económicos y el recurso humano en cuanto a los cuerpos para sostener las iniciativas, proyectos, experiencias y los recursos materiales. En cuanto a lo intangible, todo lo que se pueda generar, lo que está detrás de lo tangible, como pueden ser las comunidades, las redes (que también estoy de acuerdo en que no todas las redes son horizontales). También los valores simbólicos que dan lugar a lo intangible.
En cuanto a los recursos intangibles nos llevó a pensar en los resultados y efectos de la política pública. Sobre todo pensando el rol del Estado cuando se desarrolla un proyecto o programa, sus impactos, inclusive cuando ese programa ya no está y se da de baja, ya que suele pasar…”.

“La red como herramienta, como recurso. Pensar las herramientas para construir espacios colaborativos y que también la colaboración es una herramienta para seguir generándolos”.

“También discutimos si Wikipedia es un tangible o un intangible, discusión en la que podríamos seguir profundizando ya que no es algo que cerramos, ni creo que se cierre tampoco. También en cómo se construye el conocimiento en Wikipedia, el rol de los voluntarios en Wikipedia que son quienes editan, más allá de quienes trabajamos para la organización. Y también que no es del todo horizontal: el rol de los voluntarios, las relaciones de los voluntarios y las temáticas que se abordan en Wikipedia, son temáticas que generan determinados conflictos en esa plataforma dando cuenta de procesos sociales, históricos, políticos y discusiones que se mantienen vivas en ese lugar”.

“También hablamos sobre la interpelación con las instituciones gubernamentales, siempre estamos en un tire y afloje, cuando supuestamente estás queriendo mejorar algo y muchas veces quien te tiene que escuchar o financiar es el Estado. Entonces se queda uno a medio camino entre criticar y construir y tratar de solucionar pero a la vez sin allanar el problema y que eso impacta también en la sustentabilidad como organización. Si vos criticás mucho al que te da de comer, eventualmente te va a dejar de dar de comer”.

“Son igual de importantes los recursos tangibles humanos y económicos, como los intangibles, como haber creado una comunidad como en el caso de Wikipedia, o también el dejar valores o enseñanzas: por más que sean más difíciles de cuantificar, cuentan. Si no se tiene en cuenta el componente intangible en un proyecto o programa de política pública no puede ser considerado exitoso”.

 

***

En el tercer grupo se  trabajó sobre el eje: Articulación con las Instituciones públicas y privadas

 

Este grupo expuso la frecuente resistencia de las iniciativas colaborativas a trabajar con el sector privado. Se habló sobre la necesidad de incorporar o abrir el diálogo con el sector privado a las dinámicas y propuestas de las iniciativas de los comunes. También se habló sobre la articulación para trabajar conjuntamente entre los diferentes espacios y proyectos y no cada uno por separado, del fortalecimiento en la unión, en lugar de la competencia. Otros exponentes hablaron sobre la inserción de las iniciativas de la economía colaborativa en el mercado, de trabajar y vivir de lo que hacemos. Trabajar en los dos mercados sin victimización.

Algunos extractos de lo compartido:
“Se plantearon las diferentes luchas de poder, en relación con lo privado, la falta de diálogo con este sector, o de trabajo de manera conjunta con el mismo. También que cada uno está por su lado. Que muchas veces buscamos conseguir fondos cada uno por su cuenta para conseguir cosas similares, cuando en realidad quizás podrían hacerse de manera conjunta. La articulación entre iniciativas ciudadanas para conjuntamente aparecer en el mapa. La búsqueda del espacio para la articulación, esa mediación entre lo offline y lo online. Una articulación entre organizaciones que en las ciudades grandes está mediada por lo online, mientras que en las ciudades chicas el cara a cara y lo presencial son necesarios para que las cosas pasen”.

“Hay falta de diálogo y miedo a trabajar con el auspicio del sector privado o de la mano de un logo o institución que te pueda servir para potenciar y hacer atractiva una propuesta. Muchas ideas que surgen desde lo colaboratvo y que no son visibles quizás pueden llegarse a potenciar desde otros espacios que no son los colaborativos”.

“Hay que insertarte en el mercado, intentar ofrecer retornos claros, paquetizar tu trabajo, profesionalizarte, formalizarte. Muchas veces vemos como una renuncia o una bajada de pantalones que te estás asimilando al neoliberalismo y tal…, pero que al final es como todo lo contrario: todos tenemos unas ideas y el reto es cómo vivir de ello y yo necesito poder vivir de ello y también articularme con los demás.
Nosotros tenemos bastante relación con las administraciones y ellas también necesitan algo más claro, porque entienden que hay un ecosistema informal, emergente, innovador, lo valoran y están dispuestas a colaborar con él, pero al final necesitan algunas mínimas pautas para poderse relacionar con este ecosistema emergente. Necesitan un interlocutor, necesitan una pequeña forma jurídica para poder hacer un convenio de colaboración o hacer una pequeña subvención. Yo intento romper ese victimismo, como “la institución pública no me hace ni caso”: quitémonos prejuicios, dejemos de ser tan víctimas e intentemos vender lo que hacemos y por lo que trabajamos y si estamos aquí y lo entendemos, la administración y la empresa no es diferente a nosotros. Y si está aqui sentada lo va a ver y hay formas de llegar a eso. Es importante hacer una autocrítica para enfrentarnos a eso y poder insertarnos”.

“En cuanto al diálogo, falta mucho diálgo entre instituciones e interinstituciones para poder coordinar y hacer y aprovechar la sinergia que tienen desde el lugar donde están operando. Organizaciones que no se miran por cuestiones de ego de unas con otras, o porque no conocen lo que hacen. Luego pasa que hay una que tiene más relación con el gobierno y saca más provecho de eso o de alguna empresa. Otras que son más introvertidas, no buscan ese financiamiento y por lo que hacen igualmente podrían tener un montón de exposición. Lo que falta es coordinación de un montón de cuestiones que nos ayudarían a sacar más provecho”.

Asociar a la crisis los sistemas alternativos de financiamiento significa olvidarse de todo lo que estamos haciendo y decimos que lo que no estamos haciendo, en gran parte, es porque no tenemos plata. La solución no solo está en usar monedas sociales sino también en ver qué tipo de intercambios podemos hacer con productos, servicios, horas de trabajo, etc.
Tenemos el ejemplo de Fora de Eixo en Brasil que transforma horas de trabajo en un sistema de vida… Igualmente trabajan en los dos mercados sin ninguna culpa, sin victimización.
Hablamos de que algunas organizaciones no entran en sinergia con lo privado porqué no les interesa entrar en las condiciones de competencia de un sistema donde prima la escacez de recursos. La única moneda que no es escasa es la moneda que creamos nosotros“.

 

reunion pols publicas

 

CIERRE y puesta en común:

Después de poner en común todo lo trabajado en cada grupo retomamos un par de cuestiones a forma de cierre:

En un momento de la conversación surgió si todo esto nos lleva a pensarnos como movimiento, (llamémoslo movimiento de los comunes) o no. ¿Entonces, nos reconocemos como un movimiento?

 

Estas son algunas de lass intervenciones que surgieron alrededor de esto y a modo de conclusión:

“Todo esto es una disputa política, en última instancia, pensar nuevas formas de economía, nuevas formas de relacionarse, nuevas dinámicas; no en el sentido de la política partidaria de Buenos Aries, Argentina, Mercosur, sino que es una disputa política cultural. Esto implica modificar la inercia en la que estamos y plantear una nueva. La inercia en términos físicos puede ser negativa o positiva, que va hacia adelante y uno tiene que frenarla o es algo frenado que uno tiene que empujar. Tomar conciencia de una manera colectiva que si queremos cambiar hay que ponerle mucha fuerza al comienzo pero que luego va a girar en una rueda dinámica”.

“La base de todo eso es que uno pueda sentirse parte de algo más grande que uno, en el que uno se sienta representado y uno confíe en eso, de manera que pueda espontáneamente colaborar. Eso es lo que nos lleva a generar alternativas por que no las encontramos. Quizás esten de acuerdo o no, pero creo que lo buscamos es sentirnos parte de grupos que nos representen más, sentirnos más involucrados con personas con las cuales llevar adelante ese tipo de compromiso”.

“A mí me parece que esto de la idea de movimiento queda en lo teórico, que todos tenemos una idea de un paradigma por cambiar y que vamos a cometer los mismos errores que han cometido otros movimientos. A mi perece interesante retomar más la idea de lo independiente, no victimizarse y no permitir esa sinergia. Todos estamos mirando para el mismo lado“.

 

“Hoy en día con la multidireccionalidad de la información y la facilidad de estar todos conectados, todos buscamos referentes también en otros lugares, donde no importa su georeferenciación sino que buscamos comunidades por temáticas y afinidad, quizás buscamos referencias en otros lugares donde los movimientos por el bien común ya han pasado por otros procesos y experiencias; pero que también es necesario articular hacia dentro, en lo local y nacional para seguir creciendo“.