Header Image - desbordes

Category Archives

3 Articles

Entrevista: LOF se sigue proyectando desde lo comunitario y lo digital.

by encuentros 1 Comment

Fuimos a vistar al Gato a la sede de LOF y estuvimos charlando sobre la vinuclación entre lo comunitario y lo digital y sobre las expresiones de la cultura urbana como herramientas de empoderamiento con base en lo local, en lo barrial. Un gran trabajo que lleva más de una década.

LOF desde su inicio viene trabajando en tres lineas: trabajo social, trabajo en educación y trabajo cultural.
LOF es una palabra mapuche que quiere decir comunidad, porque desde el principio tiene que ver con el valor de lo comunitario, quiere retomar los valores humanos más básicos: el respeto, la solidaridad y la hermandad. A esos valores les sumamos conceptos más actuales como identidad, comercio justo, economía sustentable o trabajo colaborativo.
Con esa base nació LOF y esa base es la que se ha ido tratando de sostener durante el tiempo.

La estructura.
Al principio era un trabajo muy de base, en el barrio, eramos un grupo de jóvenes… Era la dècada del 80, y ahí ya hacíamos tareas comunitarias siendo adolescentes. Yo continué con eso e intenté mantenrlo, y traté de construir una asociación civil sin fines de lucro. Para eso convoqué a gente que no era sólo del barrio sino de diferentes lugares de la ciudad y con diferentes formaciones: en la primera Comisión había un plomero, un actor, músicos, estudiantes de servicio social, dos estudiantes de sociología, y estaba yo que venía del cine y con experiencia en la Facultad de Comunicación Social. Nos transformamos en una asociación civil sin fines de lucro, con personería jurídica: el trámite salió finalmente en el 2005.

Eramos 11 personas, y aunque en lo formal era bastante verticalista, como son todos los modelos de las asociaciones civiles: con presidente, vicepresidente, tesorero, vocales, etc.; en la realidad la organización del trabajo es muy horizontal, todos opinan por igual, cada uno da su idea de cómo le gustaría hacerlo, tratamos de movernos de igual a igual, distribuyendo las tareas según lo que cada uno puede o sabe o quiere hacer.
Y luego tenemos dos espacios: uno en el barrio Tiro que es este pequeño salón de 6 x 5 metros, nuestra histórica sede y donde hicimos los cursos, donde creamos el “Cibersocial Educativo” en el 2006, donde se han producido varios de los eventos más importantes de la asociación y fuertes también a nivel de impacto social a nuestro alrededor, en nuestra comunidad.
Y el otro espacio es el terreno de alta barda, que seguimos manteniendo a duras penas a veces, y buscando siempre los recursos para tratar de construir nuestra sede definitiva, un centro cultural, con huertas orgánicas, con viviendas… Ese el es fin último del proyecto, llegar a eso.

LOF

El tema de los recursos es arduo… Hemos hecho de todo, de todo. Desde 2003 investigamos a nivel local, provincial, nacional e internacional… investigamos, preparamos, nos presentamos, y, paradójicamente, los reconocimientos más importantes siempre vinieron de los lugares más lejanos. Eso es algo criticable, que el reconocimiento mayor no sea desde lo local.
El subsidio más importante que LOF recibió vino del ministerio de Desarrollo Social de Nación 3 años después del nacimiento de la asociación. Fue un subsidio de $35.000, entonces era mucho dinero y nos permitió equiparnos y marcó una etapa de florecimiento de LOF, una época de mucho trabajo: talleres, el Cibersocial Educativo, ciclos de cine, recitales, proyecciones, de todo… El equipamiento aún hoy sigue dando vueltas! ¿En qué organismos del Estado un equipo como esa cámara esté en perfectas condiciones y siga funcionando? (Germán nos enseña la camára que los ha acompañado todo este tiempo) Eso es una prueba de compromiso, de la forma en que nosotros trabajamos. Esa cámara en particular la hemos usado para documentar nuestros trabajos, la hemos prestado a estudiantes del IUPA para que hagan sus trabajos audiovisuales… y ahí está! Funciona perfecto.
Y respecto a la sostenibilidad… se sostiene por el amor que le tenemos. Porque, o ponemos plata de nuestro bolsillo para pagar las cosas, o hacemos una venta de empanadas, o una “Fiesta Mestiza” para juntar algo de dinero. Pero mucho a pulmón. Promesas hay muchas pero luego nada se concreta. El año pasado, por ejemplo desde alguna Secretaría nos dijeron “esto es buenísimo, hay que construirlo, cuánto hace falta?” Y uno se ilusiona, trabaja, pero luego nada…

LOF_frase
Cómo se relacionan con las dinamicas sociales locales?
Yo creo que eso, en esta etapa que comenzamos este año, daremos un salto cualitativo. Algo en lo que fallamos es que nosotros salimos a buscar apoyos y “compañerismos” o trabajo hermano lejos de nuestro lugar comunitario y logramos sólo relaciones cortas… Mi reflexión es que tal vez erré en eso, y lo tomo como error personal. Hoy en día miro a mi alrededor y me pregunto: ¿Cómo no estamos trabajando con el club Argentinos del Norte que está a 50 metros?, ¿cómo no estamos trabajando con la hinchada de Argentinos del Norte, ¿cómo no estamos cerca del club Tiro Federal que está a 200 metros?, ¿cómo no estamos trabajando con el Hogar de Ancianos que está a 200 metros?… Y lo mismo con el terreno de Alta Barda. Nosotros decíamos “Vamos a construir con adobe, juntemos a toda la gente que trabaja con adobe” y cuando llega el momento concreto es difícil que la gente disponga del tiempo, de las energías… y es lógico. Pero mirás a tu alrededor y tenes todo un barrio sentado en la vereda.Y la vecina se pregunta ¿qué estarán haciendo allá? (risas) Y con seguridad la señora ayudaría si conoce lo que se quiere hacer y así generás relaciones más estables, generás pertenencia, que la gente de Alta Barda diga “Yo voy a ayudar a alambrar porque van a ser mis hijos quienes en unos meses van a estar ahí tomando un curso”. Y ese es un cambio sustancial para este año. Y de hecho, la nueva comisión directiva queremos que tenga el foco puesto en la gente del barrio. Así podés pensar en la sostenibilidad a futuro, para cuando nosotros no estemos o estemos cansados, otros puedan tener la fuerza para seguir adelante.

Respecto a las tareas de documentacion y archivo.
La asociación desde sus comienzos tuvo una conciencia muy fuerte respecto a las nuevas tecnologías, fue una de las primeras asociaciones de la region en tener su propia página web en el año 2003.
Tuvimos un trabajo metódico y constante de registro de todo lo que hacíamos, siempre con cámaras de fotos y de video y grabadoras de audio. En un momento llegamos a tener más de 20000 visitantes internacionales por mes.
Luego tuvimos un hackeo en el 2013 y el sitio quedó destruído. Pero tenemos todo el material en discos duros y estamos recuperando todo para poder subirlo, estamos haciendo todo de nuevo sobre drupal. Siempre tratamos de mostrar todo objetivamente, para que pueda ser replicado. Que sirva como experiencia: hicieron esto, construcción natural, software libre, comercio justo, que se visibilice todo lo hecho de una forma objetiva.

El futuro, a corto plazo, es un programa de radio ligado al rock y al metal pero con mucho contenido social. Estamos con eso y estamos moviendo materiales y limpiando el salón del frente para volver a activar los talleres educatvos para chicos, para pibes del barrio, talleres de nuevas tecnologías, herramientas de expresión digitales para los chicos, y queremos que usen sus compus personales del colegio, las de Conectar Igualdad. Vamos a montar una red libre wi-fi y empezar a trabajar juntos en la experimentación.

Simultáneamente vamos a empezar dos talleres de hiphop: uno de lírica, para enseñarles a escribir, que lo dará uno de los raperos más importantes de la ciudad, el Porta Quintreman y VK, de Barrio Nuevo, va a dar uno de construccción de bases con el uso de software libre, con banco de bases libres de internet, poniendo en práctica conceptos como la remezcla, tomando pedazos para construir sus propias bases.

Ahora estamos volcados en eso, volvemos a la parte educativa fuertemente, a la parte de comunicación a través de la web y la radio y vamos a volver a producir eventos culturales de forma más intensa, más seguida. Ahora con el programa de radio y una buena relación con los hip-hoperos podremos hacer festivales mucho más seguidos, algo más rápido, festival como sale! de hiphop, de mc, de graffitti. Tenemos el sonido, el lugar, tenemos todo para producir más culturalmente. Eso a corto plazo, y siempre pensando en juntar fuerzas y recursos económicos para poder construir el centro cultural en el terreno de Alta Barda. El día que se consiga eso será un impacto muy fuerte para muchos, siempre la idea fue construir ese espacio para todos, aunque a veces no esté dada la cercanía o la sensibilidad hacia el proyecto… La idea es poder concretar algo que todos plantean como una necesidad, que es la falta de espacios físicos.

Entrevista: Nicolás Rey y Barda del Desierto.

Nicolás se acercó a casa y estuvimos charlando un rato largo en el patio. Desde hace dos años, junto a Aixa y María Eugenia, llevan la residencia artística Barda del Desierto en la localidad de Contralmirante Cordero. Nicolás es el nodo local, ya que tanto Aixa como María Eugenia viven en otras ciudades. Mucho trabajo online durante todo el año para encontrarse y trabajar día y noche durante el mes que requiere la residencia.

Nicolás habla de los perfiles de ellos tres (más los colaboradores que se van sumando) y de la complementariedad de objetivos, lo que hace mucho más rico el proceso, ya que se potencia por estas miradas diferentes sobre un mismo objeto.

El objetivo de BDD es poder generar un centro de producción artística y cultural por fuera de las grandes capitales, de los centros clásicos… Se busca explícitamente correrse de las galerias, de los museos…, desacralizar el arte, acercarse a las comunidades. Y en este tiempo han notado que no hay que hablar de “artistas” porque ese término aleja a muchas personas. “Vale más hablar de creatividad, porque cualquier persona puede ser creativa, cualquier persona puede tener ideas”.

Nicolás, contanos ¿cuáles son sus líneas de trabajo? ¿Y cuáles son los valores que están detrás de Barda del Desierto?
BDD funciona, desde lo formal, a través de una convocatoria abierta a artistas de todo el mundo que quieran venir a trabajar con las premisas que se plantean edición tras edición. Todas éstas están relacionadas con el lugar geográfico, lo que hace distintiva a la convocatoria. De ahí hacemos una selección de 8 proyectos que pueden estar o no en proceso.

Es muy interesante el intercambio entre artistas “de afuera” y los locales, ya que hace preguntarse a los vecinos “no será que estamos viviendo en un lugar que está bueno?”. El pueblo vive de espaldas al desierto: al desierto se lo niega. Y eso tiene que ver con la connotación del desierto como un lugar donde no hay nada. Entonces, al comienzo de todo, nos preguntamos “¿qué se puede construir o crear desde la nada?”

nicolas_BDD_frase

BDD son tres personas: dos abocadas a la cuestión de contenidos artísticos y de coordinación y otra persona de producción general y gestión. Más algunos colaboradores y curadores invitados. “Todos nos encontramos en enero, en el momento de la residencia. Al estar todos en diferentes ciudades, está incorporado el uso de herramientas de comunicación online (google drive, skype, facebook, whatsapp…)”.

En cuanto a recursos, hay un apoyo muy fuerte, a nivel de estructura, que brinda la Municipalidad de Cordero. Y el acceso al Consejo Federal de Inversiones, que aporta los recursos monetarios, se hace a través de ahí. La municipalidad plantea la relación con la Escuela, que es el espacio donde se generan todas las actividades, a través de un comodato con el Ministerio de Educación. “Con BDD nos apropiamos de un espacio público que está vacío durante mucho tiempo, le damos otro uso, se lo cuida, se le agrega valor”. Viendo la utilidad de esta relación con el espacio de la Escuela, desde BDD se está pensando en hacer unas residencias específicas usando el período de las vacaciones de invierno, con intervenciones concretas en el territorio.

“La relación con las dinámicas sociales locales se va desarrollando, se va afianzando… Y eso más allá de la novedad que haya personas de otros países conviviendo en Cordero con los vecinos, interactuando con los vecinos, transitando sus mismos lugares… Además, el espacio de la Residencia busca acercarse a la comunidad a través de actividades semanales (los “Estudios abiertos”), donde la comunidad se acerca a ver en qué está trabajando cada artista y conoce el proceso de la obra, hasta lllegar a la muestra de cierre con el producto terminado o en proceso en algunos casos. Tampoco se busca que los artistas obtengan “resultados”: por ahí algunos procesos no terminan en una obra.
Ese espacio de “Estudios abiertos” se convierte casi en un evento del pueblo, un lugar donde los vecinos se encuentran. Así que Cordero se va apropiando de a poco de BDD. Eso es algo que no se está forzando, se está dejando que esas relaciones entre BDD y la comunidad se vayan afianzando de a poco.
También uno de los requisitos a los artistas, en la convocatoria, es una propuesta de taller abierto hacia la comunidad, además de su trabajo, que lo vuelquen en un taller. Entonces en la Escuela, en período de vacaciones, hay un promedio de dos talleres semanales abiertos a todo el público, y la gente responde.

nicolas_BDD_foto_3_web_con recuadro

Desde BDD estamos empezando a hacer contactos para que actividades que ya están sucediendo, que ya están constitutídas en la localidad, se puedan vincular con el trabajo propuesto de los artistas: la idea es siempre ir repensando la convocatoria para vincular aún más el trabajo de los artistas con lo que está pasando en la comunidad. Se busca que los artistas se involucren a trabajar más con la comunidad: que los proyectos no sean tan personales sino más colaborativos.

Los catálogos de BDD están online y en versión papel. Pero ante la pregunta de “¿cómo transferir la experiencia acumulada a otros pares?”, no se ha sistematizado el conocimiento y saberes específicos que se derivan de estos años de BdD, por ejemplo, en lo referido al vínculo con el Ministerio de Educación provincial para poder utilizar un edificio público que se encuentra vacío durante más de un mes. Una excelente experiencia que estaría bueno replicar.

Entrevista: Nadia Vidal y la Red de Productoras.

Entre cerveza y cerveza, Nadia nos habló sobre su experiencia como parte de la Red de Productoras de Córdoba, de cómo sigue ese proceso a la distancia desde Cipolletti y de cómo lo replica y transfiere a su quehacer cultural en el Valle.

Nadia comenta el desafío que significó para ella el cambio de ciudad y el de continuar con la red gracias al “transterritorio internet”, que le permite seguir participando de la construcción de la Red de Productoras. Esta red está confirmada por 5 productoras musicales, vinculadas a la producción musical y a la logística y producción de grandes y medianos eventos. En los últimos 7 años de Córdoba han colaborado con la Universidad, con radio nacional, con el municipio y con el panorama musical de la ciudad.

Los inicios
La red surge en 2011, quedando seleccionadas para el primer encuentro del Mercado de Industrias Culturales. La intención era vincularse con la escena emergente de la ciudad desde otro lugar: “Había cierta sinergia entre nosotras, buscábamos armar ciclos de bandas, una necesidad de circulación, poner en visibilidad públicos distintos, con propuestas distintas y una instancia real de intercambio y de acoplar formas de producción. Pasar de la autogestión de una banda a pensar en equipos de producción con distintas partes”.

Nadia afirma que en la conformación de la Red también influyó su vinculación con un festival de tres ediciones, “La chivita no se va”, así como otros festivales que “aglutinaban sectores y prácticas como trabajar desde la autogestión, las nuevas tecnologías, el conocimiento libre… Espacios y nuevos escenarios en los que ir pensando, compartiendo y fortaleciendo proyectos y desde donde visibilizar un proceso cultural emergente”.

Cómo se organizan?
Nuestra fortaleza pricipal es tratar de pasar de una lógica inicial de la competencia del mercado, a una lógica de compartir hacia lo interno para poder salir más fortalecido a ese mercado. Hacia lo interno eso es una claridad, pero de la claridad a la práctica real hay una diferencia y eso no es menor: es parte del proceso del cual nos sentimos orgullosas de llevar adelante, porque es muy difícil cuando todo el contexto nos lleva a otra lógica hegemónica que es la de la competencia. Entonces es un espacio de resistencia interno y a su vez de tratar de generar una alternativa. Pasar de algo que conocemos a elegir otra forma de trabajo, ésta que elegimos, más compleja…
Desde el primer momento pensar una agenda común de cinco productoras distintas, cinco proyectos, cada una asociada a una banda distinta; el timing de estar haciendo un nuevo disco, salir de gira, si hay tal convocatoria, eso te va marcando la agenda. Y en la medida que podamos compartir esas agendas es en la que podemos profundizar el proceso, sino es muy difícil.

A nivel de cómo es la práctica de participar de una red que tiene su nodo principal en Córdoba, Nadia dice que “es difícil participar desde acá y seguir el proceso de Córdoba a la distancia, pero a partir del 2015 las reuniones quedan sistematizadas con un acta, lo cual va a permitir que yo tenga una mediana realidad de lo que se va haciendo”.

nadia vidal_frase

De dónde han aprendido estas prácticas más asamblearias? De otras experiencias?
De los movimientos sociales. Creo que somos parte de una transición entre formar parte del acontecimiento político de una ciudad o de un territorio y de una forma de producción del sistema capitalista, productivista y ahí se cruzan un montón de experiencias. Y dentro de mi espacio de trabajo que es la Red de Productoras de Córdoba se comparten esas vertientes con algunas de mis socias y las otras que vienen de otras experiencias distintas enriquecen con otras prácticas. Yo participé del area cultural de un movmiento social de Córdoba por unos 7 años, que también se mezcla con mi época en la que estudié abogacía. De ahí viene lo de tomar las notas, armar plenarios, sistematizar la experiencia.
Esto del registro me hace pensar cómo nos cuesta evaluar, cómo nos cuesta planificar y cómo nos cuesta reflexionar sobre lo que estamos haciendo. Yo lo hice en un momento en un contexto y después lo vuelvo a hacer en otro. En el medio hay como un corte porque no es la misma gente ni los mismos procesos, no son las mismas temáticas, pero sí hay un diálogo entre las prácticas y el contenido. En la organización hablamos de movimientos sociales y acá hablamos de colectivos culturales. Nosotras estamos inmersas en la industria cultural pero tenemos una vinculación con lo institucional.

En qué actividades y proyectos están en la actualidad?
Red de producuras ahora tiene un nuevo proyecto es la articulción de un espacio, Espacio 75. Tres estamentos que participan de ese proyecto, uno es una aseguradora y a través de su fundación es que montan tres espacios, uno en Rosario, otro en Mar del Plata y otro en Córdoba. En la ciudad de Córdoba interviene la Red de Productoras y la municipalidad de Córdoba. Es así como se logra un espacio y un equipamiento de un centro cultural en Córdoba que ya está funcionando en Alta Córdoba desde mediados de 2015. Hay tres miembros de la Red trabajando en ese espacio, en diálogo con una empresa y con el Estado. Es un desafío desde la articulación con la comunidad artística, con el barrio, con la institucionalidad y con nuestros procesos internos. Porque no están empleadas por el espacio, hay una fluctuación de dinero: porqué se invierte todo en equipamiento y no en recursos humanos?

Como ser sostenibles? Cómo manejan los recursos?
Para la administración de Espacio 75 tuvimos que armar una fundación, para tener una proyección de mínimo 10 años. Pretendo que este proceso que intenta sistematizar una experiencia personal se cristalice en una organización que permita no sólo la administración del Espacio 75. Hay que prestar atención porque es importante crecer en todas las areas más o menos parejo, para que un área no se coma la otra. También es importante decidir dónde invertir cuando uno tiene recurso económico o recurso humano dando vueltas.
Desde la Red tratamos de generar sustentabilidad desde proyectos que podamos vincular a otras experiencias como puede ser generar un festival que sea estatal o de un municipio y articular para que desde ahí queden fondos como para sostener esta estructura que necesita de esta primera etapa de inversión. De todo tipo de inversión. Uno intenta poner la mente en frío y preguntarse: a ver, en que etapa de nuestro crecimiento, de nuestro desarrollo estamos como Red de Productoras? Nosotras el año pasado decidimos entrar en una etapa de inversión. Despues de haber cosechado lo que habíamos invertido dijimos bueno, esto tiene un techo, hasta acá llega por acá. Asi que vamos a poner otra vez mucho tiempo y cabeza y dinero para conseguir una estructura que nos permita ser mucho más sustentables los próximos cinco años…

Nadia, cómo vinculas la experiencia de la Red de Productoras con tu trabajo y vivencia actual de Cipolletti?
Yo me mudo y quedo conectada con esa experiencia y al poco tiempo que volví hacemos la primera versión de Grito Rock de la Patagonia. Y eso fue una articulación fuerte con el proceso de Córdoba. De pronto se generó la tercera edición, había otra región que participaba… Había un intercambio posible. Para mí traer un músico de Córdoba es mucho más fácil que para cualquier otro. Ese vinculo es más fluido, intercambiar música ya era algo más simple y desde esa experiencia de Grito Rock en Cipolletti y que tuvo como primera acción la visibilización de la gente que está laburando ya sea con bandas, ya sea con la comunicación en las radios comunitarias, conocer todo el proceso de la Biblioteca Bernardino Rivadavia con su renovación… Yo la conozco la biblioteca de ir a hacer la tarea ahí! Ese espacio yo lo vi mutar como vi mutar mucha gente de esta ciudad y ahora se puede ver una radio, ver pibes haciendo programas… Empieza para mi a visibilizarse un territorio como es el Alto Valle con otro territorio del cual pertenecí, al cual sigo vinculada más a nivel conceptual que es Córdoba. A partir del Grito Rock Cipolletti se abren caminos y experiencias. Después de un año y medio sigo trabajando con casi todas las bandas que participaron de ese festival, en distintos niveles, en distintas acciones, en capacitaciones, en intercambiar proyectos, como soporte en vinculación con mercados de afuera, o con el MICA o la Red de Productoras de Córdoba.

nadia vidal_con recuadro

Cómo impacta el cambio de matriz y de valores, específicamente las prácticas colaborativas internas de la red?
Es difícil por que hacia adentro uno puede tener claro cuales son la lógicas colaborativas que se quieren que primen, pero no puede dejar de estar inmerso en un sistema capitalista que tiene un modelo de negocio y del cual somos parte. Entonces para adentro los ejes son socializar la información, generar respaldos institucionales, incluso generar equipos y acciones concretas, como fue el Encuentro de Redes, generarlo, evaluarlo, rendirlo y así replicarlo en otra ciudad el año que viene. A su vez hay otro plan de generar un espacio de colaboración en el Espacio 75, nosotros queremos que vaya hacia lo colaborativo pero en la realidad cuesta, porque se quiere tener una estructura horizontal y democrática pero a su vez hay que lidiar con las agendas particulares, con estructuras verticales como las del Estado. No tenemos políticas democratizadas culturales, ni una puesta en valor de esas prácticas. Se siguen haciendo concursos vinculados al espectáculo y no tanto a la matriz productiva.

Las nuevas generaciones me hacen pensar en cómo queremos compartir con ellos. Hablamos de nuevos dispositivos y plataformas, una disociación entre el tiempo y espacio. Y la inmediatez emergiendo como intercomunicación constante, algo que empieza a abrir posibilidades y a declarar ciertos enemigos. Es un cambio que viene. Pero los dinosaurios empiezan a dar batalla, son las corporaciones en distintos estamentos desde la politica tradicional hasta los modelos tradicionales de gestión y producción. En ese sentido la crisis es de paradigma y hay un cambio desde mi perspectiva de participación, en el que me parece que de a poquito estamos construyendo una alternativa de lo poco que hemos conocido, de pequeñas cosas que nos han funcionado o que no nos han funcionado y que hemos modificado para que funcione. Es una proyección de cómo queremos vivir, y de cómo queremos vivir los próximos 50 años. Lo hacemos por convicción y no tanto por dinero, por que no es nuestra fuente de ingresos, pero nos mueve todos los días a hacer lo que hacemos.