Primera etapa de desbordes: algunas reflexiones y preguntas para el futuro.

Esta primera etapa de desbordes abre nuevos interrogantes y deseos para seguir adelante con los encuentros, una búsqueda de espacios transversales para la conversación y la organización y producción conjunta en el Alto Valle de Río Negro y Neuquén. Después de indagar, mapear, investigar y encontrarnos con las diversas iniciativas sociales, culturales, medioambientales y tecnológicas, entre otras, pudimos corroborar que más que terminar un mapeo e investigación sobre el trabajo colaborativo y en red en la zona, se dió comienzo a un nuevo proceso que tiene ganas de seguir creciendo.

mapa

En cada una de las ciudades donde se relizaron los encuentros (Neuquén, Regina, Roca y Cipolletti) se manifestó la necesidad de generar momentos de cruce entre pares, de charla, de reflexión conjunta. Alguien los definió como una posibilidad de salir de lo cotidiano de nuestras actividades, salir de lo micro, para poder analizar en dónde estamos parados, qué aciertos y errores estamos cometiendo y poder compartirlos con el resto de proyectos. Estas primeras aproximaciones de desbordes consiguieron dar ese marco para pensarnos como pares, como posibles compañeros estratégicos, como posibles colaboradores para nuevas iniciativas. El ánimo general alienta a seguir los encuentros, siempre teniendo en cuenta el para qué, y para eso también hará falta pensar y poner en práctica una serie de dinámicas para que esos encuentros sean realmente provechosos para todos: pensar bien esos momentos/espacios para confluir y transferir conocimientos y experiencia entre todos y todas.

Cada grupo de asistentes a los cuatro encuentros de desbordes pudo reconocer y conocer proyectos y personas que eran cercanos y que aún no se conocían (¡inclusive en la misma ciudad!). Un enfoque transversal permitió otras mezclas, una mesa conformada no por ámbitos y disciplinas, sino por los cómos, por formas de hacer, por formas de abordar temas comunes, por ese interés por pensar otros cruces entre cultura y colaboración.

La necesidad de pensarnos como región también quedó manifiesta. Buscar nuestros pares más allá de nuestras ciudades, tender vínculos, fortalecernos. La cultura colaborativa es un ámbito en el que la suma de conocimiento, energía y esfuerzos, cuenta. Estamos cerca. En una hora podemos movilizarnos a las diferentes ciudades. Tenemos que seguir pensando en cómo usar esa cercanía para afianzar nuestros proyectos.

Entonces, ¿cómo continuar desbordes?

Algunas de las ideas que surgieron para intentar responder esa pregunta fueron las siguientes:

    Consultoría colaborativa: surgió en el primer encuentro, en Neuquén, desde Fabián. La idea es armar momentos de intercambio de conocimientos y experiencias, trabajando sobre un proyecto específico y sus necesidades concretas. Potenciamos un proyecto con propuestas y, al mismo tiempo, todos aprendemos del intercambio. Se puede indagar un poco más en cómo lo están haciendo en las “Open Minkas“. Sería una forma, también, de reforzar el cruce de iniciativas entre diferentes ciudades.
    Primeros proyectos colectivos: se habló, en Roca, de armar una programacion conjunta en una semana determinada del año, intercambiando actividades, buscando una rotación de los públicos para reforzar los diferentes espacios. Se pensó para espacios de Roca, pero se podría pensar para aplicar en (o entre) las diferentes ciudades.
    Tablón de recursos: movimos el tablón de ofertas y necesidades por todos los encuentros, para buscar mayores intercambios entre las diferentes ciudades de acuerdo a los requerimientos y las ofertas de los asistentes. Armamos el tablón digital, que está en http://enjambre.cc/encuentros/?page_id=156. Se puede pensar como repositorio de los recursos que están dando vuelta.

IMG_0485

En los encuentros reconocimos la cantidad de recursos que tenemos (conocimientos, experiencia, espacios, técnicas, contactos, herramientas….) y la necesidad de hacerlos fluir entre los diferentes nodos. Si queremos continuar tenemos que pensar, entre todos, en cuáles serían las formas de compartir estos recursos para que aporten valor para diferentes nodos en diferentes situaciones y momentos. Pensar en cómo pasar de ser reactivos y juntarnos en los momentos críticos para empezar a formar redes más estables de colaboración.

Por ahí vamos. ¿Quién se suma?


pd: Y tenemos una buena noticia! La idea de Milena que expuso en desbordes, en Roca, de armar un “Club Social y Tecnológico” va tomando forma. En el encuentro consiguió espacio en el Museo Patagónico de Ciencias Naturales para hacer un lanzamiento y unas primeras quedadas. En los últimos días ha sumado nuevos colaboradores e interesados para empezar a darle vuelo. Un club para relacionar diferentes inquietudes sociales, culturales, artísticas o ambientales con herramientas tecnológicas; potenciar iniciativas transdisciplinares a través de las tecnologías digitales.

Leave a reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>