Header Image - desbordes

Entrevista: Nadia Vidal y la Red de Productoras.

Entre cerveza y cerveza, Nadia nos habló sobre su experiencia como parte de la Red de Productoras de Córdoba, de cómo sigue ese proceso a la distancia desde Cipolletti y de cómo lo replica y transfiere a su quehacer cultural en el Valle.

Nadia comenta el desafío que significó para ella el cambio de ciudad y el de continuar con la red gracias al “transterritorio internet”, que le permite seguir participando de la construcción de la Red de Productoras. Esta red está confirmada por 5 productoras musicales, vinculadas a la producción musical y a la logística y producción de grandes y medianos eventos. En los últimos 7 años de Córdoba han colaborado con la Universidad, con radio nacional, con el municipio y con el panorama musical de la ciudad.

Los inicios
La red surge en 2011, quedando seleccionadas para el primer encuentro del Mercado de Industrias Culturales. La intención era vincularse con la escena emergente de la ciudad desde otro lugar: “Había cierta sinergia entre nosotras, buscábamos armar ciclos de bandas, una necesidad de circulación, poner en visibilidad públicos distintos, con propuestas distintas y una instancia real de intercambio y de acoplar formas de producción. Pasar de la autogestión de una banda a pensar en equipos de producción con distintas partes”.

Nadia afirma que en la conformación de la Red también influyó su vinculación con un festival de tres ediciones, “La chivita no se va”, así como otros festivales que “aglutinaban sectores y prácticas como trabajar desde la autogestión, las nuevas tecnologías, el conocimiento libre… Espacios y nuevos escenarios en los que ir pensando, compartiendo y fortaleciendo proyectos y desde donde visibilizar un proceso cultural emergente”.

Cómo se organizan?
Nuestra fortaleza pricipal es tratar de pasar de una lógica inicial de la competencia del mercado, a una lógica de compartir hacia lo interno para poder salir más fortalecido a ese mercado. Hacia lo interno eso es una claridad, pero de la claridad a la práctica real hay una diferencia y eso no es menor: es parte del proceso del cual nos sentimos orgullosas de llevar adelante, porque es muy difícil cuando todo el contexto nos lleva a otra lógica hegemónica que es la de la competencia. Entonces es un espacio de resistencia interno y a su vez de tratar de generar una alternativa. Pasar de algo que conocemos a elegir otra forma de trabajo, ésta que elegimos, más compleja…
Desde el primer momento pensar una agenda común de cinco productoras distintas, cinco proyectos, cada una asociada a una banda distinta; el timing de estar haciendo un nuevo disco, salir de gira, si hay tal convocatoria, eso te va marcando la agenda. Y en la medida que podamos compartir esas agendas es en la que podemos profundizar el proceso, sino es muy difícil.

A nivel de cómo es la práctica de participar de una red que tiene su nodo principal en Córdoba, Nadia dice que “es difícil participar desde acá y seguir el proceso de Córdoba a la distancia, pero a partir del 2015 las reuniones quedan sistematizadas con un acta, lo cual va a permitir que yo tenga una mediana realidad de lo que se va haciendo”.

nadia vidal_frase

De dónde han aprendido estas prácticas más asamblearias? De otras experiencias?
De los movimientos sociales. Creo que somos parte de una transición entre formar parte del acontecimiento político de una ciudad o de un territorio y de una forma de producción del sistema capitalista, productivista y ahí se cruzan un montón de experiencias. Y dentro de mi espacio de trabajo que es la Red de Productoras de Córdoba se comparten esas vertientes con algunas de mis socias y las otras que vienen de otras experiencias distintas enriquecen con otras prácticas. Yo participé del area cultural de un movmiento social de Córdoba por unos 7 años, que también se mezcla con mi época en la que estudié abogacía. De ahí viene lo de tomar las notas, armar plenarios, sistematizar la experiencia.
Esto del registro me hace pensar cómo nos cuesta evaluar, cómo nos cuesta planificar y cómo nos cuesta reflexionar sobre lo que estamos haciendo. Yo lo hice en un momento en un contexto y después lo vuelvo a hacer en otro. En el medio hay como un corte porque no es la misma gente ni los mismos procesos, no son las mismas temáticas, pero sí hay un diálogo entre las prácticas y el contenido. En la organización hablamos de movimientos sociales y acá hablamos de colectivos culturales. Nosotras estamos inmersas en la industria cultural pero tenemos una vinculación con lo institucional.

En qué actividades y proyectos están en la actualidad?
Red de producuras ahora tiene un nuevo proyecto es la articulción de un espacio, Espacio 75. Tres estamentos que participan de ese proyecto, uno es una aseguradora y a través de su fundación es que montan tres espacios, uno en Rosario, otro en Mar del Plata y otro en Córdoba. En la ciudad de Córdoba interviene la Red de Productoras y la municipalidad de Córdoba. Es así como se logra un espacio y un equipamiento de un centro cultural en Córdoba que ya está funcionando en Alta Córdoba desde mediados de 2015. Hay tres miembros de la Red trabajando en ese espacio, en diálogo con una empresa y con el Estado. Es un desafío desde la articulación con la comunidad artística, con el barrio, con la institucionalidad y con nuestros procesos internos. Porque no están empleadas por el espacio, hay una fluctuación de dinero: porqué se invierte todo en equipamiento y no en recursos humanos?

Como ser sostenibles? Cómo manejan los recursos?
Para la administración de Espacio 75 tuvimos que armar una fundación, para tener una proyección de mínimo 10 años. Pretendo que este proceso que intenta sistematizar una experiencia personal se cristalice en una organización que permita no sólo la administración del Espacio 75. Hay que prestar atención porque es importante crecer en todas las areas más o menos parejo, para que un área no se coma la otra. También es importante decidir dónde invertir cuando uno tiene recurso económico o recurso humano dando vueltas.
Desde la Red tratamos de generar sustentabilidad desde proyectos que podamos vincular a otras experiencias como puede ser generar un festival que sea estatal o de un municipio y articular para que desde ahí queden fondos como para sostener esta estructura que necesita de esta primera etapa de inversión. De todo tipo de inversión. Uno intenta poner la mente en frío y preguntarse: a ver, en que etapa de nuestro crecimiento, de nuestro desarrollo estamos como Red de Productoras? Nosotras el año pasado decidimos entrar en una etapa de inversión. Despues de haber cosechado lo que habíamos invertido dijimos bueno, esto tiene un techo, hasta acá llega por acá. Asi que vamos a poner otra vez mucho tiempo y cabeza y dinero para conseguir una estructura que nos permita ser mucho más sustentables los próximos cinco años…

Nadia, cómo vinculas la experiencia de la Red de Productoras con tu trabajo y vivencia actual de Cipolletti?
Yo me mudo y quedo conectada con esa experiencia y al poco tiempo que volví hacemos la primera versión de Grito Rock de la Patagonia. Y eso fue una articulación fuerte con el proceso de Córdoba. De pronto se generó la tercera edición, había otra región que participaba… Había un intercambio posible. Para mí traer un músico de Córdoba es mucho más fácil que para cualquier otro. Ese vinculo es más fluido, intercambiar música ya era algo más simple y desde esa experiencia de Grito Rock en Cipolletti y que tuvo como primera acción la visibilización de la gente que está laburando ya sea con bandas, ya sea con la comunicación en las radios comunitarias, conocer todo el proceso de la Biblioteca Bernardino Rivadavia con su renovación… Yo la conozco la biblioteca de ir a hacer la tarea ahí! Ese espacio yo lo vi mutar como vi mutar mucha gente de esta ciudad y ahora se puede ver una radio, ver pibes haciendo programas… Empieza para mi a visibilizarse un territorio como es el Alto Valle con otro territorio del cual pertenecí, al cual sigo vinculada más a nivel conceptual que es Córdoba. A partir del Grito Rock Cipolletti se abren caminos y experiencias. Después de un año y medio sigo trabajando con casi todas las bandas que participaron de ese festival, en distintos niveles, en distintas acciones, en capacitaciones, en intercambiar proyectos, como soporte en vinculación con mercados de afuera, o con el MICA o la Red de Productoras de Córdoba.

nadia vidal_con recuadro

Cómo impacta el cambio de matriz y de valores, específicamente las prácticas colaborativas internas de la red?
Es difícil por que hacia adentro uno puede tener claro cuales son la lógicas colaborativas que se quieren que primen, pero no puede dejar de estar inmerso en un sistema capitalista que tiene un modelo de negocio y del cual somos parte. Entonces para adentro los ejes son socializar la información, generar respaldos institucionales, incluso generar equipos y acciones concretas, como fue el Encuentro de Redes, generarlo, evaluarlo, rendirlo y así replicarlo en otra ciudad el año que viene. A su vez hay otro plan de generar un espacio de colaboración en el Espacio 75, nosotros queremos que vaya hacia lo colaborativo pero en la realidad cuesta, porque se quiere tener una estructura horizontal y democrática pero a su vez hay que lidiar con las agendas particulares, con estructuras verticales como las del Estado. No tenemos políticas democratizadas culturales, ni una puesta en valor de esas prácticas. Se siguen haciendo concursos vinculados al espectáculo y no tanto a la matriz productiva.

Las nuevas generaciones me hacen pensar en cómo queremos compartir con ellos. Hablamos de nuevos dispositivos y plataformas, una disociación entre el tiempo y espacio. Y la inmediatez emergiendo como intercomunicación constante, algo que empieza a abrir posibilidades y a declarar ciertos enemigos. Es un cambio que viene. Pero los dinosaurios empiezan a dar batalla, son las corporaciones en distintos estamentos desde la politica tradicional hasta los modelos tradicionales de gestión y producción. En ese sentido la crisis es de paradigma y hay un cambio desde mi perspectiva de participación, en el que me parece que de a poquito estamos construyendo una alternativa de lo poco que hemos conocido, de pequeñas cosas que nos han funcionado o que no nos han funcionado y que hemos modificado para que funcione. Es una proyección de cómo queremos vivir, y de cómo queremos vivir los próximos 50 años. Lo hacemos por convicción y no tanto por dinero, por que no es nuestra fuente de ingresos, pero nos mueve todos los días a hacer lo que hacemos.

Mapeo y conversatorio: nodo NQN

by encuentros 0 Comments

Ideas_Logo
En Neuquén arrancamos con el primer encuentro de ‪#‎desbordes‬, una visibilización de las diversas iniciativas culturales que están practicando nuevas formas de crear, distribuir y difundir la producción cultural en la región del Alto Valle de Río Negro y Neuquén.

Con desbordes buscamos conocer más sobre agentes sociales y culturales que ponen en cuestión el modo de concebir, crear, producir y distribuir conocimiento. Buscamos las prácticas sociales, culturales y artísticas que buscan una apertura potencial a la interacción y al debate, y que están más ligadas a la producción de encuentros y colaboraciones que a la creación material en sí. Queremos conocer más, entre tod*s, sobre estas nuevas prácticas culturales en red.

¿De qué prácticas estamos hablando? Creación colectiva, remezcla, procesos culturales asamblearios, licencias abiertas, apropiación, procesos participativos donde la comunidad es la protagonista, coaprendizaje, procesos abiertos en beta permanente, coautoría…

Si estás trabajando de esta forma, o si te interesan estos temas, acercate el viernes 4 a las 19.30hs a la ESBA.

Gracias Fabian Urban y MediaLab ESBA por hacer posible este encuentro!

Y atent*s! Próximamente más info sobre encuentros en Regina, Cipolletti y Roca!