Apuntes del curso “Herramientas y estrategias para proyectos culturales”, Formar Cultura, Nación.

Material formativo para la Plataforma Formar Cultura, Ministerio de Cultura de Nación.
Formato: Capacitación.
Descripción: A finales de 2021 armamos y grabamos un curso autoguiado titulado “Herramientas y estrategias para proyectos culturales” para ser sumado a la plataforma Formar Cultura del Ministerio de Cultura de Nación. Estos son los apuntes de sus tres Módulos. 🙂
Destinatarios: personas que estén desarrollando o quieran desarrollar un proyecto cultural y necesiten herramientas y metodologías de gestión para incrementar sus capacidades de planificación, vinculación, financiamiento y trabajo colaborativo para fortalecer sus propuestas.

Instituciones: Ministerio de Cultura de Nación.


El curso ofrece herramientas y estrategias para pensar, planificar y gestionar proyectos culturales situados en su contexto. A partir de metodologías para proyectos culturales, con un enfoque de colaboración, de trabajo asociativo y de generación de redes locales, el curso se divide en tres módulos que pasan por diferentes etapas: diagnóstico y contextualización, diseño e implementación y evaluación y sistematización.

En el primer módulo del curso tiene como título “Diseño del proyecto. ¿Qué herramientas existen para facilitar el inicio de un proyecto cultural?“, y ahí nos adentramos en el análisis del contexto como etapa previa a la formulación de nuestros proyectos. Antes de comenzar cualquier proceso cultural, se hace necesario realizar un análisis del contexto donde queremos desarrollarlo. ¿Qué necesidades existen? ¿Qué experiencias podemos encontrar? Para poder responder estos interrogantes, proponemos un repaso por diversas prácticas y metodologías que facilitan la recolección y análisis de información desde/con el contexto. Son herramientas que también pueden ser usadas para la participación e imaginación colectiva, en vinculación directa con las comunidades relacionadas con nuestro proyecto, identificando agentes sociales y culturales, problemáticas o potencialidades.

El segundo módulo (“Implementación del proyecto. ¿Qué herramientas existen para organizar y poner en funcionamiento un proyecto cultural?“) hace un breve repaso por los momentos de la formulación de un proyecto cultural. Es la etapa donde definiremos cómo llevaremos adelante nuestra idea: fundamentación y diagnóstico, objetivos, actividades, cronograma, gestión de los recursos y comunicación. Trabajamos sobre las particularidades de la puesta en marcha y organización de nuestras propuestas. Para esto hacemos foco en metodologías que nos permitan definir actividades clave para luego temporalizarlas, detectar recursos necesarios y definir responsabilidades.

El tercer módulo del curso es un tema que nos encanta: “Monitoreo y evaluación de proyectos culturales. ¿Qué herramientas nos ayudan a evaluar nuestros procesos y resultados en cultura?“. Entendemos que la evaluación es una etapa que debe ser planteada a lo largo de todo el proyecto cultural, y que repercutirá en detectar buenas prácticas, en evitar errores recurrentes y en potenciar la sostenibilidad de nuestro proyecto. Al mismo tiempo, la evaluación nos puede ayudar a mostrar el impacto que tienen los proyectos culturales, y las intervenciones culturales en general, en un territorio determinado y con una comunidad determinada. También entramos en indicadores cuantitativos y cualitativos (destacando el rol que tienen estos útimos para poder apreciar integralmente el impacto de los proyectos culturales), sobre instrumentos de medición, sobre herramientas de evaluación enfocadas en los procesos y que visibilicen los aprendizajes internos como las retrospectivas, o en la documentación como práctica para poder sedimentar y compartir los conocimientos que surgen desde/alrededor de nuestros proyectos.

A continuación, compartimos presentaciones con el material usado como base para el curso autoguiado “Herramientas y estrategias para proyectos culturales” en la plataforma Formar Cultura.




Colaboratorio: Foro Argentina Creativa.

Colaboratorio: Foro Argentina Creativa.
Formato: Diagnóstico cultural, dinamización y activación de redes de colaboración en cultura.
Descripción: El Colaboratorio es un dispositivo y momento de trabajo colaborativo para facilitar el cruce entre iniciativas culturales de una misma región y desde donde se puedan poner en valor los recursos existentes y detectar colectivamente nuevas oportunidades y retos para la producción cultural.
Destinatarios: agentes culturales relacionados con la economía creativa. Gestores culturales públicos buscando activar el ecosistema cultural.
Lugar: Neuquén, Salta, Mar del Plata. Noviembre-diciembre 2016.

Instituciones:
Ministerio de Cultura.


A finales de 2016, y en el marco de los Foros Argentina Creativa del Ministerio de Cultura de Nación, dinamizamos tres Colaboratorios en tres regiones del país y junto a más de 80 agentes culturales y emprendedores creativos. Fueron tres jornadas en tres regiones diferentes: el de Patagonia en Neuquén, el del NOA en Salta y el de la provincia de Buenos Aires en Mar de Plata.

El objetivo del Colaboratorio es generar un espacio de cruce entre iniciativas culturales que no se relacionan de forma habitual, donde se reconozcan los puntos fuertes de los diversos participantes, las complementariedades y los recursos comunes con los que cuentan los ecosistemas culturales. Se trata de detectar colectivamente nuevas oportunidades y retos para la producción cultural, buscando realizar un ejercicio en el que se queden atrás, momentáneamente, los diferentes sectores culturales a los que pertenecen los emprendimientos para reconocer las oportunidades existentes a nivel regional.

El Colaboratorio es un momento de trabajo colaborativo en el que es posible encontrar pares, hacer nuevos vínculos, abrir redes y conocer otros modos de hacer y otras dinámicas de trabajo cultural. Un colaboratorio donde las aportaciones individuales, desde una lógica de cooperación, construyan unos primeros indicios de una red de la economía creativa regional. Se trata de comenzar a pensarnos colectivamente, reconocer nuestros puntos fuertes, los cruces posibles, las complementariedades y los recursos comunes con los que contamos.

El Colaboratorio se compone de varias actividades que van desde la identificación de problemáticas a nivel individual para luego detectar los mayores obstáculos a escala regional para, a partir de ahí, comenzar una serie de ejercicios de debate y ponderación desde donde podamos detectar sus causas y los posibles caminos necesarios para revertir algunas de estas problemáticas.

Se trata de poner en prácticas los recursos que tenemos presentes en los diferentes grupos para poder pensar y delinear posibles proyectos de desarrollo cultural regional.